La evolución de la democracia en Suecia

Diferentes acontecimientos han influido en la evolución de la democracia en Suecia y han ayudado a formar la sociedad actual. Algunos eventos en el siglo XIX y principios del siglo XX fueron especialmente importantes, constituyendo el fundamento de una Suecia moderna y democrática.

La Constitución Política de 1809

Suecia ha tenido leyes escritas desde el siglo XIV. La ley fundamental en la que se basa la democracia sueca se llama la Constitución Política. La Constitución Política de 1809 tuvo un impacto fuerte sobre el desarrollo de la democracia. En ella se abolió el poder absoluto del rey, estableciendo en su lugar una separación de poderes en cuatro partes:

  • El poder ejecutivo lo preservaba el rey.
  • El poder de decisión sobre los impuestos recaudados recaía en el Parlamento.
  • El poder legislativo se dividía entre el monarca y el Parlamento.
  • El poder judicial residía en los juzgados y tribunales.

A pesar de la división de poderes en la nueva ley, Suecia todavía no tenía una democracia desarrollada. Lo que sí hicieron la nuevas leyes fue abrir las puertas a una evolución democrática continuada.

Libertad de prensa, libertad de expresión y libertad religiosa

La Constitución Política de 1809 también fortaleció una serie de libertades y derechos civiles. En el año 1766 ya entró en vigor una ley de libertad de prensa y expresión, estableciendo que todo el mundo tenía derecho a expresar sus opiniones y sentimientos verbalmente y por escrito. La Constitución Política de 1809 estableció también que todos los ciudadanos tenían derecho a elegir libremente su religión.

Educación popular general

En el año 1842 se introdujo la educació popular general en Suecia, implicando que todos los niños debían ser escolarizados. Así, mucha más gente aprendió a leer y escribir, lo cual fue un factor importante para el desarrollo democrático en Suecia.

Movimientos populares y libertad de asociación

Los movimientos populares como por ejemplo el movimiento de la templanza, las iglesias independientes, el movimiento feminista, el movimiento obrero y los partidos políticos aparecieron en Suecia a finales del siglo XIX. Este desarrollo fue importante para la democracia. Organizándose en colectivos, las personas tenían más fuerza para propagar sus opiniones y difundir sus ganas de cambio. Los movimientos populares enseñaron a la gente a organizarse, cómo se llevan a cabo reuniones y qué se requiere para lograr un cambio en la sociedad. Distintas organizaciones trabajaron con distintos temas. El movimiento obrero levantó demandas de mejores condiciones de trabajo y el derecho al voto, sin importar el sexo o los ingresos de la persona.

En 1909 la mayoría de los hombres en Suecia obtuvo el derecho al voto, y en 1919 se decidió que las mujeres podían votar en las elecciones municipales. Pero fue a partir del año 1921 que todas las personas mayores de edad en Suecia, tanto hombres como mujeres, pudieron finalmente votar en todas las elecciones generales.​​

 

< A la página anterior

A la página siguiente >

Volver al menú

Informationsverige.se es el portal de los gobiernos provinciales y ofrece información pública general para recién llegados
© Derechos de reproducción 2016 Diputación Provincial de Västra Götaland

En informationsverige.se utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Al continuar navegando, aceptas las cookies.

Lee más acerca de las cookies.