El desarrollo de la democracia

La palabra proviene del griego demos, que significa pueblo, y kratein, que significa poder. Medio siglo antes de Cristo se construyó el primer sistema democrático conocido en la antigua Grecia. En ese época la ciudad griega de Atenas pasó de una dictadura a cierta forma de democracia, aunque por entonces solo tenían derecho al voto los hombres libres. Mujeres, esclavos y extranjeros no tenían ninguna influencia sobre las decisiones. Por lo tanto, hoy en día no llamaríamos democracia a la Atenas de aquella época.

Depués de la Edad Antigua, la historia de Europa ha evolucionado lejos de los conceptos democráticos que vemos actualmente en Suecia. En diferentes maneras la democracia se ha desarrollado por la resistencia que la gente ha ofrecido a las divisiones de poder injustas reinantes en la sociedad.

Por ejemplo, después de la Edad Antigua, la iglesia tuvo mucho poder en la sociedad durante muchos siglos. Reyes y emperadores autocráticos declaraban que habían sido designados por Dios y no por el pueblo. Pero en el siglo XVI el poder de la iglesia empezó a debilitarse, sobre todo como consecuencia de las ganar de cambiar la misma iglesia que la gente manifestaba. Pensaban que la iglesia católica ya no representaba la fe cristiana, sino que sus actividades estaban más dirigidas a acumular poder y dinero. Este cambio se conoce con el nombre de la Reforma protestante, una transformación que dividió y debilitó a la iglesia cristiana. Suecia dejó la iglesia católica en el siglo XVI y se convirtió en un país protestante.

Desde mediados del siglo XVIII en Europa apareció un movimiento normalmente conocido como la Ilustración. Muchas personas, inspiradas por los progresos de las ciencias naturales, continuaban criticando a la iglesia y a otros que decían que el poder de gobernar un país era designado por Dios. Un filósofo de esta época que tuvo una gran influencia sobre la idea de cómo gobernar un país fue el francés Charles Louis de Montesquieu. Su idea era que se podía lograr un equilibrio en el ejercicio de poder separándolo en tres diferentes esferas: la legislativa, la ejecutiva y la judicial.

Un acontecimiento clave para el desarrollo de la democracia en Europa fue la Revolución Francesa en 1789, cuando el pueblo se alzó en rebelión contra el rey. Después de la revolución, Francia adoptó una ley inspirada por las ideas de la Ilustración, estableciendo que el poder es derivado del pueblo y que todos los seres humanos son iguales. Pero solamente los ciudadanos masculinos podían votar sus gobernantes.

En el siglo XIX evolucionó el socialismo, y el teórico más influyente en ella fue Carlos Marx. Según las ideas del socialismo, la igualdad y la justicia entre todos los seres humanos era el objetivo a perseguir. Estas ideas ganaron mucho terreno, y se fundaron organizaciones sindicales y partidos socialistas por toda Europa. Al final del siglo XX se alzaron voces reclamando la inclusión de las mujeres en los conceptos de igualdad y justicia.


Manifestación a favor del sufragio femenino en 1918 en Gotemburgo.
Foto: Anna Backlund, ©Nordiska museet

 

< A la página anterior

A la página siguiente >

Volver al menú

Informationsverige.se es el portal de los gobiernos provinciales y ofrece información pública general para recién llegados
© Derechos de reproducción 2016 Diputación Provincial de Västra Götaland

En informationsverige.se utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Al continuar navegando, aceptas las cookies.

Lee más acerca de las cookies.