El sistema democrático en Suecia

Suecia es una democracia representativa y se gobierna a partir de estructuras democráticas a diferentes niveles de la sociedad. Suecia también es una monarquía. Esto significa que tenemos un rey o una reina como jefe de estado. No obstante, el jefe de estado no tiene ningún poder político, sino exclusivamente deberes ceremoniales. Son los políticos electos que gobiernan el país.

La Constitución Política, que es la ley fundamental que establece la forma de gobierno del país, se inicia con la frase ”Todo el poder público en Suecia emana del pueblo”. Esto quiere decir que todas las decisiones que se toman a los diferentes niveles de la sociedad deben fundamentarse en las opiniones e intereses de los habitantes de Suecia.

El edificio occidental del parlamento reflejado en la Corriente (Strömmen), vista desde el oeste.
Foto: Melker Dahlstrand

En Suecia las decisiones se toman a tres niveles políticos distintos; los municipios, las administraciones provinciales y el Estado. Puesto que Suecia es miembro de la Unión Europea (UE), también hay un nivel de decisión que está por encima del Estado. La UE es una comunidad de países europeos, que actualmente cuenta con 28 países miembros. A todos los niveles hay políticos elegidos por los ciudadanos en elecciones generales, también conocidos como diputados. Los políticos integran las asambleas gobernantes a las que han sido elegidos: el Consejo Municipal, la Diputación Provincial, el Parlamento y el Parlamento europeo.

 

 

En una democracia es importante que existan medidas de fiscalización interna para evitar la corrupción y el abuso de poder. Una manera puede ser la división de poderes entre diferentes actores que se pueden fiscalizar unos a otros. El sistema democrático en Suecia ofrece varios ejemplos de este fenómeno. Uno es que los municipios y las administraciones provinciales tienen autonomía, lo cual es una manera de evitar que Suecia sea demasiado centralista, con solo el Gobierno nacional al mando. Otro ejemplo es que el poder gubernamental está dividido entre el Parlamento, que ejerce el legislativo, y el Gobierno, que tiene el ejecutivo, y los juzgados que aplican las leyes. El Parlamento también tiene la responsabilidad de fiscalizar y controlar el Gobierno. Si el Gobierno abusa de su poder el Parlamento puede forzarlo a dimitir. Las leyes fundamentales garantizan que los medios de comunicación y los ciudadanos tengan la posibilidad de comprobar cómo se gobierna el país. Todo esto contribuye a que Suecia no padezca tanta corrupción y abuso de poder como muchos otros países.

El Estado

El Estado en su conjunto consta del Parlamento, el Gobierno y aproximadamente 350 agencias gubernamentales, empresas, comisiones y autoridades (los organismos estatales). El Parlamento toma decisiones sobre las políticas a seguir, y el Gobierno ejecuta las decisiones a través de la Secretaría General del Gobierno y de las autoridades.

El Parlamento de Suecia

«Riksdag» es el parlamento sueco que dicta las leyes. Se trata del órgano decisorio más alto del país. El Parlamento está compuesto por los representantes que los habitantes de Suecia han elegido a nivel nacional. El poder político está fuertemente ligado a los partidos políticos, puesto que los miembros del Parlamento son elegidos como representantes de partidos políticos. El Parlamento tiene 349 diputados que son elegidos cada cuatro años. Las tareas más importantes del Parlamento son:

  • Promulgar nuevas leyes y abolir antiguas leyes
  • Aprobar el presupuesto general del Estado, es decir decidir sobre los ingresos (impuestos y tasas) y despesas anuales.
  • Controlar cómo el Gobierno y los organismos públicos hacen su trabajo
  • Nombrar el primer ministro, que a su vez forma el Gobierno.

El Gobierno de Suecia

El Gobierno tiene el poder ejecutivo, es decir la responsabilidad de gobernar el país día a día. Entre otras, incluye las tareas de presentar una propuesta de presupuesto nacional y elaborar directivas sobre la utilización del dinero del Estado, gobernar las fuerzas armadas y junto con el Parlamento dirigir la política exterior. Para ejecutar estas tareas el Gobierno cuenta con la Secretaría General del Estado donde trabajan muchos funcionarios.

Generalmente, el partido político más votado o varios partidos que colaboran en el Parlamento son los que forman gobierno. La persona nombrada primer ministro por el Parlamento elige los ministros que serán responsables de las diferentes áreas. Cada ministro del Gobierno trabaja en un ministerio. Los ministerios son distintos departamentos responsables de diferentes áreas. Por ejemplo, el Ministerio de Educación trabaja con cuestiones referidas a la escuela y a la educación, y el Ministerio de Cultura trabaja entre otras cosas con los temas relacionados con la cultura.

Los organismos estatales

Los organismos estatales consisten en el Gobierno, los tribunales y los organismos administrativos. Ejemplos de organismos estatales son la Oficina de Provisión de Empleo, la Agencia Sueca de Seguro Social y la Dirección Nacional de Tráfico. El Gobierno no puede entrometerse en cómo un organismo aplica una ley o decide sobre un asunto relacionado con el trabajo del mismo. Los organismos son independientes, pero deben trabajar de acuerdo con las leyes y las normativas y directrices que decide el Gobierno. En muchos otros países es común que un ministro pueda utilizar su poder político para incidir directamente en el trabajo diario del organismo. En Suecia eso no es posible; hay leyes que protegen contra lo que se suele llamar abuso ministerial.

Puede encontrar más información sobre cómo se gobierna Suecia en la página web del Gobierno: www.regeringen.se

La Administración de Justicia

El sistema judicial normalmente abarca las autoridades responsables por la seguridad jurídica. Los tribunales son el fundamento del sistema judicial. En el sistema judicial se incluyen también los organismos que trabajan con la prevención e investigación de delitos, por ejemplo la policía y la Oficina de las Víctimas de Delitos.

Los Tribunales de Suecia consisten en unos 80 organismos y comisiones diferentes. En Suecia hay tres tipos de tribunales: los tribunales ordinarios, los tribunales administrativos, y los tribunales especiales. Los tribunales pueden determinar penas y resolver disputas. Los tribunales ordinarios son los Juzgados de Primera Instancia, los Tribunales de Apelación y el Tribunal Supremo. Los tribunales ordinarios tratan, entre otros temas, las causas penales, las causas familiares y litigios entre empresas o entre particulares. Los tribunales administrativos también tienen tres niveles: los Tribunales Administrativos de Primera Instancia (förvaltningsrätt), los Tribunales Administrativos de Apelación, y el Tribunal Supremo Administrativo. Los tribunales administrativos resuelven litigios, sobre todo entre particulares y los organismos públicos. Puede tratarse de casos de tributación fiscal, de extranjería y ciudadanía (los Tribunales de Migración), litigios con la Agencia Sueca de Seguro Social o la administración municipal.

 

Los Tribunales Especiales son competentes dentro de un ámbito específico, como por ejemplo en casos de derecho laboral o asuntos del consumidor.

Más información sobre las áreas por las que son responsables los diferentes tribunales hay en la página web de los tribunales de Suecia: www.domstol.se.

Es un derecho fundamental para todos los residentes de Suecia que un tribunal imparcial e independiente escuche su causa. Según las leyes fundamentales suecos el trabajo de los tribunales debe guiarse por las leyes, pero por lo demás son independientes. Ni los diputados del Parlamento ni los ministros pueden entrometerse en las decisiones de los tribunales.

La seguridad jurídica implica que todos deben ser iguales ante la ley. Una persona se debe considerar inocente hasta que haya sido condenada por un tribunal. La seguridad jurídica es una parte importante de la democracia y trata de la relación jurídica entre el individuo y el Estado. El objetivo es que todos estén protegidos de abusos por parte de otros habitantes, funcionarios públicos o la sociedad, y que todos tengan garantizadas sus libertades y sus derechos. Las leyes deben ser claras: no puede haber duda sobre qué es legal y qué es ilegal. Una persona que comete un delito debe entender cuáles serán sus consecuencias.

El que considera que un organismo público, por ejemplo la Agencia Sueca de Seguro Social o un municipio, haya tomado una decisión incorrecta, puede recurrirla. El organismo que ha tomado la decisión deberá informar cómo se hace para recurrir, una información que normalmente consta al final del texto con la decisión.


Justicia, la diosa de la justicia en la mitología romana.
La báscula representa la justicia y la espada el poder. Los ojos vendados demuestra que no diferencia entre la gente, lo que simboliza que todos son iguales ante la ley.

Foto: Colourbox

Los Municipios

Todos los habitantes de Suecia viven en un municipio. El país tiene 290 municipios, todos con un gobierno municipal. En muchos sentidos, los municipios son autónomos. En los municipios gobiernan los Concejos Municipales y las comisiones municipales nombradas por los concejos. En la Ley municipal se establecen las responsabilidades y las obligaciones de las diputaciones provinciales/regiones y municipios. Los tres municipios más grandes son Estocolmo, Gotemburgo y Malmö.  Hay muchos municipios que tienen más de 100 000 habitantes. A algunos municipios también se les llama ciudad.

Los municipios gestionan, entre otras áreas, la educación y las bibliotecas, la asistencia doméstica para las personas mayores y el subsidio de manutención para los que lo necesiten. También deben gestionar el cuerpo de bomberos y la limpieza, además de la planificación de calles, viviendas, agua y electricidad. Los municipios necesitan dinero para gestionar todas estas actividades, dinero que recaudan en impuestos municipales y tasas, además de recibir fondos del Estado. Los habitantes que tienen una renta pagan impuestos en el municipio donde están empadronados. La tasa impositiva depende del municipio en que uno vive y cuánto dinero gana.

Administración provincial y regional

En Suecia hay 21 provincias, y cada provincia incluye varios municipios. Cada provincia tiene su propia Diputación Provincial. El Gobierno nombra un Gobernador Civil que es el máximo responsable por el trabajo de la Diputación Provincial. Estas últimas son los máximos representantes del Gobierno en las provincias. Su principal tarea es alcanzar los objetivos fijados por el Parlamento y el Gobierno, al mismo tiempo considerando las condiciones particulares de cada provincia.

En Suecia también existen las administraciones provinciales (algunas llamadas regiones). La administración provincial es una organización política que cubre la misma área geográfica que la provincia. Tiene derecho a recaudar impuestos y es responsable de ciertas áreas sociales, en primer lugar la sanidad pública. También es responsable por temas de cultura, el transporte público local y la planificación regional. Actualmente hay 20 administraciones provinciales y regiones en Suecia. Las regiones y las administraciones provinciales son gobernadas por una asamblea electa, los consejos regionales y las diputaciones provinciales, respectivamente. Por ejemplo, se puede decir que la región de Västra Götaland formalmente se denomina la administración provincial de Västra Götaland.

La UE

La UE es una alianza política y económica entre muchos países europeos. La UE fue fundada tras la Segunda Guerra Mundial como una colaboración económica y política entre Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos y la Alemania Occidental. El objetivo era colaborar económica y políticamente para evitar más guerras mundiales, preservar la paz y fomentar el comercio dentro de Europa. Una de las ideas fundacionales era que los países que comercian mutuamente dependerán económicamente el uno del otro y así tienen incentivos fuertes a evitar los conflictos. Se puede decir que cada estado miembro ha decidido transferir parte de su propio poder a la UE para que juntos tengan mayor influencia en el mundo.

El Parlamento Europeo en Bruselas.
Foto: www.europaparlamentet.se

Suecia se hizo miembro de la UE en 1995. Actualmente la UE tiene 28 países miembros que colaboran en temas como la libre circulación de bienes, servicios, capital y personas; la protección del medio ambiente y en cuestiones de seguridad y defensa. Muchos de los países miembros han instituido una moneda en común, el euro, pero Suecia no es uno de ellos.

La UE tiene tres instituciones importantes que juntos promulgan las leyes: La Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros, también conocido como el Consejo de la Unión Europea. Las tres están ubicadas en la capital de Bélgica, Bruselas, en la ciudad francesa Estrasburgo, y en el país Luxemburgo. Los 28 países miembros colaboran de tres maneras diferentes:

  • Nivel supranacional
    Aquellas decisiones que deben aplicar todos los países miembros. Se incluye aquí la legislación comunitaria, que tiene preeminencia sobre las leyes nacionales de los estados miembros. Muchas de estas normativas promueven los intercambios comerciales, los viajes y la posibilidad de trabajar en distintos países dentro de la Unión. Para velar por la legislación comunitaria la UE cuenta con su propio órgano judicial, El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo.
  • Nivel interestatal
    La colaboración voluntaria entre los 28 países miembros, sin legislación. Cuando, por ejemplo, la UE toma decisiones sobre política exterior o adopta inciativas militares lo hace a nivel interestatal.
  • Nivel nacional
    Cada país miembro tiene derecho a decidir sobre sus asuntos internos, pero todas las leyes y normativas que que aprueba deben ajustarse a las vigentes a nivel comunitario (supranacional).

El poder está dividido entre muchos actores

Aunque el poder político formal está dividido entre diferentes niveles: el municipal, provincial y regional, estatal y supranacional (UE), existen más centros de poder en la sociedad que son importantes para el sistema democrático. Tanto los medios de comunicación como el mercado y la sociedad civil son actores y plataformas importantes en una sociedad democrática.

Los medios de comunicación (periódicos, radio, televisión e Internet) son independientes del Estado. Eso quiere decir que pueden informar libremente sobre, y fiscalizar a, los políticos y a otras personas con poder en la sociedad. Los medios de comunicación también juegan un papel importante en cuanto a generar debate acerca de temas sociales importantes.

La Radio Nacional de Suecia (SR) y la Televisión Nacional de Suecia (SVT) son propiedad de fundaciones independientes del Estado. Son financiados a través de una tasa de televisión y radio impuesta a los hogares, la llamada «licencia de televisión». Es decir, los canales no son financiados por publicidad ni contribuciones del Estado, y por lo tanto se les denomina canales de servicio público («public service»). Su misión es trabajar de manera imparcial, partiendo de los valores democráticos. También hay varios canales de radio y televisión financiados por anuncios en Suecia que fiscalizan a los gobernantes u otros en poder. Un ejemplo es la cadena TV4.

El mercado consiste en empresas privadas y consumidores que juntos influyen en la economía y en el mercado laboral del país. El desarrollo económico en el sector privado afecta a las recaudaciones de impuestos del Estado.

La sociedad civil es un término que se refiere a la parte de la sociedad donde las personas se ayudan sin la participación directa del Estado. A diferencia de las empresas, la sociedad civil no tiene como su principal motor el dinero. Por este motivo a veces se le llama el sector sin ánimo de lucro, el sector de voluntarios o el sector civil. Ejemplos de actores en la sociedad civil son las organizaciones sin ánimo de lucro, las asociaciones deportivas y los partidos políticos no financiados directamente por el Estado ni con ánimo de lucro.

Los movimientos populares de Suecia, como el movimiento obrero, el movimiento ecologista oel movimiento de la templanza son ejemplos de cómo la sociedad civil puede ser un actor poderoso en la sociedad, en temas donde ni el Estado ni el mercado son los actores impulsores. La sociedad civil es una parte importante de una sociedad democrática y ofrece muchas posibilidades para usted como residente a influir en la sociedad.

Los derechos democráticos como la libertad de prensa, de expresión y de asociación exhortan indirectamente a la población a participar en la vida política. La gente puede participar en la vida política de diferentes formas, por ejemplo a través del compromiso con un partido político, una organización o una asociación, para trabajar a favor de diferentes temas. Las personas pueden ponerse en contacto con diferentes medios de comunicación para explicarles lo que consideran importante. Usted tiene derecho a permanecer en el anonimato cuando se pone en contacto con un periodista.También se puede contactar con los políticos del municipio donde uno reside para entregar propuestas u opiniones sobre decisiones que se han tomado.

 

< A la página anterior

A la página siguiente >

Volver al menú

Informationsverige.se es el portal de los gobiernos provinciales y ofrece información pública general para recién llegados
© Derechos de reproducción 2016 Diputación Provincial de Västra Götaland

En informationsverige.se utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Al continuar navegando, aceptas las cookies.

Lee más acerca de las cookies.