Alcohol, estupefacientes, dopaje, tabaco y juegos de azar («ANDTS» en su abreviatura sueca)

Última actualización: 21 1 2020

Los hábitos de vida son costumbres de gran importancia para nuestra salud. Fumar, beber alcohol y consumir estupefacientes pueden deteriorar nuestro estado de salud. También los juegos de apuestas pueden originar complicaciones y problemas de salud.

  • Tabaco

    El tabaco contiene una gran cantidad de sustancias tóxicas. Entre ellas se incluye la nicotina, una sustancia adictiva presente en los productos del tabaco. El tabaco también está presente en el snus, los puros, los cigarrillos y las pipas. Los cigarrillos electrónicos suelen contener nicotina.

    El tabaquismo incrementa el riesgo de padecer un conjunto de enfermedades y provoca muertes prematuras. El asma, el cáncer, las enfermedades pulmonares y cardiovasculares y las úlceras gástricas son ejemplos de lesiones originadas por el tabaquismo. Es fácil volverse adicto a la nicotina. La adicción significa que el cuerpo se habitúa a recibir algo y lo pide de nuevo. Si te has vuelto adicto a la nicotina, con frecuencia resultará complicado dejar de consumirla.

    El snus es un tipo de tabaco que se inserta debajo del labio. Puede causar lesiones y enfermedades en la boca, así como provocar cáncer.

    Los cigarrillos electrónicos se componen de un recipiente con un líquido que contiene diferentes aromatizantes y productos químicos. Suele incluir nicotina en casi todos los casos, pero no tabaco. Fumar cigarrillos electrónicos puede ser perjudicial para tu salud. También es susceptible de incitar al consumo de cigarrillos.

    En una pipa fumas tabaco aromatizado o una pasta tabaquera compuesta de melaza, aditivos y edulcorantes. La melaza no contiene tabaco ni nicotina. Aunque huela y sepa más suave, su humo presenta monóxido de carbono y sustancias carcinógenas, igual que el humo del tabaco.

    Cuando te encuentras en la misma estancia que una persona que fuma, inhalas humo. A ello se le denomina tabaquismo pasivo e implica que puedes padecer las mismas enfermedades que el fumador.

    Los productos con contenido de tabaco o nicotina no pueden venderse a menores de 18 años. Se trata de una ley concebida para la protección de los más jóvenes. Está prohibido fumar en restaurantes, cafeterías, lugares de trabajo, fuera de los hospitales, vestíbulos, patios de centros escolares, recintos deportivos, parques infantiles, paradas de transporte público y andenes.

    Hay ayuda disponible

    Si quieres dejar de fumar o de consumir snus, podrás obtener ayuda en tu centro de salud. Siempre puedes llamar al 1177 para acceder al servicio de asesoramiento médico.

    Sluta Röka-linjen: Un sitio web con información suplementaria sobre el tabaco cuyo personal presta asesoramiento gratuito por teléfono. Llama al teléfono 020-840000 si buscas apoyo para dejar el tabaco o el snus.

  • Alcohol

    El alcohol está presente en muchas bebidas, entre otras, la cerveza, la sidra, el vino y los licores. El alcohol es un veneno que afecta al cuerpo. Consumir mucho alcohol no beneficia a nadie, pero es particularmente peligroso para los jóvenes. El cerebro se desarrolla hasta los 25 años. Por ese motivo, las personas de menor edad pueden sufrir daños más fácilmente por causa del alcohol. Además, aquellos que comienzan a beber de jóvenes corren un mayor riesgo de desarrollar una adicción.

    En Suecia, todas los individuos de menos de 18 años son considerados como menores de edad. Existe una legislación en materia de alcohol concebida para proteger a niños y jóvenes.

    • Debes tener como mínimo 18 años para consumir alcohol en un restaurante o un bar.
    • Debes tener 20 años como mínimo para comprar alcohol en la tienda estatal de alcohol (Systembolaget)
    • Los adultos no pueden comprar ni regalar alcohol a las personas de menos de 20 años.

    Hay ayuda disponible

    Si tienes problemas con el alcohol o estás preocupado por un amigo, puedes ponerte en contacto con el servicio de salud para niños en edad escolar («elevhälsan»), el consultorio juvenil o el centro de salud. Siempre puedes llamar al 1177 para acceder al servicio de asesoramiento médico.

    También puedes llamar al teléfono de Alkohollinjen si te inquietan tus hábitos de consumo de alcohol, o los de otra persona. Te atenderán asesores cualificados. Puedes llamar a Alkohollinjen de manera gratuita y anónima. Llamar anónimamente significa que no estás obligado a revelar tu identidad. Llama a Alkohollinjen en el número 020-844448.

    "Existe una asociación que trabaja con jóvenes denominada BRIS (acrónimo sueco de «Asociación por los Derechos de los Menores en la Sociedad»).
    Puedes dirigirte a BRIS por teléfono, correo electrónico o chat para hablar con un asistente social. Se trata de un servicio gratuito con el que puedes hablar de forma anónima. Llama a BRIS al número 116 111."

    Si te preocupa alguien que se encuentre muy ebrio:

    • Contacta con un adulto.
    • Llama al servicio de asesoramiento médico en el teléfono 1177.
    • Contacta con la policía.
    • Dirígete a un hospital.
    • Llama al 112 si la persona se encuentra inconsciente.

    Para acceder a más información sobre el alcohol puedes visitar los sitios web siguientes:

  • Estupefacientes

    En Suecia están prohibidos todos los estupefacientes. Otro término en ocasiones empleado para los estupefaciente es el de droga. Existen muchas drogas diferentes, como las anfetaminas, la cocaína, la heroína y el cannabis. El qat está catalogado también como estupefaciente. También hay medicamentos considerados como estupefacientes, los cuales solo se pueden administrar bajo prescripción facultativa.

    El estupefaciente más habitual en Suecia es el cannabis (hachís y marihuana). El consumo de cannabis puede comportar una serie de consecuencias de tipo social, entre otras, problemas en la escuela, pérdida de amistades y conflictos domésticos. El cerebro se ve afectado por el cannabis, que contribuye a una pérdida de concentración y a las distracciones. Además, puede resultar más difícil recordar cosas que acaban de ocurrir y aprender otras nuevas.

    Los estupefacientes son adictivos. Cuando haces uso de ellos suele ser complicado dejarlos. El riesgo de adición será mayor si consumes la droga con frecuencia o en grandes dosis. La adicción conlleva por lo general problemas a nivel médico y social.

    El dopaje consiste en el uso indebido de preparados hormonales destinados a aumentar la fuerza y el volumen muscular. El dopaje está prohibido en Suecia. Un ejemplo de dopaje es el uso de esteroides anabólicos androgénicos (EAA). Aquellos que hacen uso de los mismos suelen experimentar efectos secundarios agudos, entre otros, acné severo, alteraciones del estado de ánimo, impotencia, problemas de fertilidad y enfermedades cardiovasculares graves.

    Hay ayuda disponible

    Si tienes problemas con estupefacientes o estás preocupado por un amigo, puedes ponerte en contacto con el servicio de salud para niños en edad escolar («elevhälsan»), el consultorio juvenil o el centro de salud. Siempre puedes llamar al 1177 para acceder al servicio de asesoramiento médico.

    Cannabishjälpen es un sitio web que facilita apoyo y tratamiento profesional a aquellos que desean dejar de consumir cannabis y a sus allegados.

    En Dopingjouren obtendrás ayuda y apoyo si consumes esteroides anabólicos androgénicos. También puedes contactar con Dopingjouren si está preocupado por el uso de sustancias dopantes por parte de alguien. Puedes llamar de forma anónima a la línea de asesoramiento telefónico de Dopingjouren: 020-546987. Llamar anónimamente significa que no estás obligado a revelar tu identidad.

    Existe una asociación que trabaja con jóvenes denominada BRIS (acrónimo sueco de «Asociación por los Derechos de los Menores en la Sociedad»).
    Puedes dirigirte a BRIS por teléfono, correo electrónico o chat para hablar con un asistente social. Se trata de un servicio gratuito con el que puedes hablar de forma anónima. Llama a BRIS al número 116 111.

    Para acceder a más información sobre estupefacientes puedes visitar los sitios web siguientes: 

  • Juegos de apuestas

    Si tienes problemas de ludopatía significa que te cuesta controlar la cantidad de dinero y tiempo que inviertes en juegos de apuestas. La ludopatía puede dañar las relaciones, la situación financiera y la salud. Estos problemas afectan no solo a aquellos que juegan demasiado, sino también a sus familiares, amigos y a la sociedad en su conjunto.

    El exceso de juego puede desembocar en problemas psicológicos como estados de angustia, ansiedad, depresión e ideas suicidas. La ludopatía tienen repercusiones financieras. A las personas con problemas de juego les resulta difícil pagar sus facturas y acumulan apuntes de morosidad y, con frecuencia, deudas considerables.

    Hay ayuda disponible

    ¿Tú o algún conocido tienen problemas de ludopatía? Si deseas modificar tus hábitos de juego, puedes buscar ayuda y asesoramiento en tu centro de salud u oficina de servicios sociales. Siempre puedes llamar al 1177 para acceder al servicio de asesoramiento médico.

    Stödlinjen es un sitio web que brinda apoyo y asistencia a personas con problemas de ludopatía. También los allegados de las personas con ludopatía pueden obtener ayuda a través de Stödlinjen. Para recibir apoyo, puedes llamar de manera anónima a Stödlinjen al número 020-819100. Llamar anónimamente significa que no estás obligado a revelar tu identidad.

    En el sitio web Spelpaus.se puedes desactivar todos los juegos que requieren de registro en las compañías de juegos de apuestas que operan legalmente en Suecia.