Mudarse

Última actualización: 2 7 2019

Hay muchas cosas a tener en cuenta tras encontrar una vivienda. Aquí hallarás información sobre cosas que son importantes conocer.

Rescisión del contrato de alquiler anterior

Si te mudas de un apartamento de alquiler debes rescindir (cancelar) tu contrato. El período de rescisión varía según el arrendador. Te recomendamos que rescindas por escrito tu contrato de alquiler.

Empadronamiento, cambio de dirección y reenvío de correo

Empadronarse significa registrarse como residente en un municipio sueco ante la Agencia de Administración Tributaria. Muchos de tus derechos y obligaciones dependen de que estés empadronado. Por ejemplo, tienes que estar empadronado para poder acceder a determinados subsidios y votar en las elecciones.

Al mudarte debes realizar una notificación de mudanza ante la Agencia de Administración Tributaria para que tu empadronamiento sea correcto y poder recibir tu correo en tu nueva dirección. También puedes solicitar el reenvío de tu correo, es decir, que las cartas que te mandan a tu antigua dirección sean remitidas a la nueva. El reenvío de correo puede solicitarse a Svensk Adressändring.

Suscripciones y contratos

Es posible que debas transferir o rescindir (cancelar) varias suscripciones y contratos. Recuerda que muchos contratos están asociados a un plazo de preaviso o un período de permanencia, por lo que es recomendable rescindirlos con antelación suficiente antes de la mudanza. Ejemplos de suscripciones y contratos que pueden ser necesarios transferir o rescindir:

  • Contrato de teléfono
  • Contrato de internet
  • Canales de televisión de pago
  • Contrato de suministro eléctrico
  • Aparcamiento
  • Servicio de alarma
  • Seguros

Seguro del hogar

Es importante suscribir un seguro para protegerte a ti y tus pertenencias. En Suecia, prácticamente todas las unidades familiares cuentan con un seguro del hogar. El seguro del hogar es una cobertura básica que te ofrece una indemnización en caso de que tus pertenencias sean robadas o resulten dañadas por causa de un incendio o una inundación. Cubre también a todas las personas con quien convives que hayan sido inscritas en la póliza. Además, los seguros del hogar incluyen, entre otros, una cobertura de viajes.

Limpieza e inspección antes de la mudanza

En la mayoría de los casos te corresponderá limpiar antes de abandonar tu vivienda, independientemente de que residas en una casa unifamiliar, un piso en propiedad o un apartamento de alquiler. Una limpieza de mudanza requiere mucho tiempo y es bastante más exhaustiva que las eventuales limpiezas semanales. Puedes optar por limpiar tú mismo o contratar a un empresa. Si la limpieza de mudanza no es lo suficientemente minuciosa te expones a abonar una compensación.

Normalmente el apartamento se inspecciona al abandonarlo el inquilino, elaborándose en ese momento un acta donde se anotan los posibles desperfectos. Es posible que el inquilino deba compensar los daños surgidos en la vivienda.

Nueva vivienda

Es importante que te faciliten todas las llaves de tu nueva vivienda. En caso de mudarte a un apartamento de alquiler es aconsejable que cotejes este con el acta de inspección para comprobar que no haya desperfectos no detectados.

Más información sobre economía doméstica, subvención a la vivienda y distintos tipos de seguros.