Bienestar

Última actualización: 14 2 2020

Tú y el resto de menores tienen derecho a sentirse bien. Has de poder sentirte seguro en casa y en la escuela. Debes recibir asistencia en caso de enfermedad o lesión. Debes poder recibir apoyo y ayuda si tu malestar es de tipo psíquico.

Si enfermas o requieres de atención dental

Tienes derecho a atención sanitaria y dental en caso de precisarlo. En Suecia existen numerosos tipos de asistencia de salud.

Salud mental

La salud mental hace referencia a nuestro bienestar emocional. A veces uno tiene muchas cosas en la cabeza y tal vez precisa de apoyo. Como recién llegado a un nuevo país quizás le das vueltas en tu cabeza a una experiencia complicada que hayas vivido. Es posible que sientas temor por lo que pueda pasarle a tu familia o por el futuro. En ocasiones uno puede sentirse mal sin saber realmente el motivo.

A veces existen cosas que uno puede hacer para sentirse mejor. Hay un consultorio juvenil a través de internet disponible en varios idiomas llamado Youmo.se. En él encontrarás consejos sobre lo que hacer por tu cuenta para sentirte más contento y tranquilo. En youmo.se puedes ver vídeos y obtener información adicional sobre cómo actuar si tú u otra persona no se sienten bien. También contiene respuestas a multitud de preguntas acerca de, por ejemplo, tu cuerpo, las relaciones sentimentales y el sexo.

Busca ayuda si te sientes muy mal psicológicamente

Si llevas mucho tiempo mal o experimentas un malestar intenso debes solicitar ayuda. Si asistes a un centro educativo podrás recibir apoyo del asesor social, la enfermera u otro empleado dentro de la atención de salud escolar. También puedes contactar, por ejemplo, con un centro de salud, un consultorio juvenil o un centro de psiquiatría infantil y juvenil (BUP).

Aquí podrás obtener más información sobre consultas sanitarias y otros lugares que te pueden asistir si sufres un malestar de tipo psíquico:

Discapacidad

Una persona con discapacidad es alguien con funciones reducidas de tipo físico, psicológico o intelectual. Una discapacidad puede ser, por ejemplo, no ver bien o necesitar ciertos recursos técnicos, como un audífono o una silla de ruedas. También puede significar que necesitas ayudas de otras personas para manejarte en el día a día.

Si tienes una discapacidad, gozarás de derechos específicos durante el período de solicitud de asilo. Tu asistente social debe ayudarte para obtener el apoyo adecuado si tienes una discapacidad.