Hijos en la escuela

Última actualización: 8 10 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

En este texto se trata el tema de los hijos y la escuela. Podrás obtener información acerca de las responsabilidades de los progenitores y también de la escuela. Se incluye igualmente información acerca de las personas que trabajan en la escuela y el papel de los maestros.

Maestro y alumnos manteniendo una conversación alrededor de una mesa.

En el texto se explica también que la escuela debe ser un lugar seguro en el que todos los alumnos disfruten de las mismas oportunidades. Además, se habla sobre el poder de influencia y el modo en que los alumnos pueden participar en la escuela.

  • Derecho a educación de niños y jóvenes

    Todos los niños tienen derecho a la educación. La educación básica debe ser obligatoria y gratuita.

    En Suecia se aplica la escolarización obligatoria y gratuita desde el año en que el pequeño cumple 6 años. Los niños tienen también derecho a acudir a una escuela infantil desde el año de edad.

Responsabilidades de la escuela

La escuela debe garantizar que el niño se encuentre a gusto en el centro y que todos los alumnos dispongan de las mismas oportunidades de aprendizaje. La escuela está obligada a realizar adaptaciones con todos los niños que lo precisen. 

La escuela debe actuar si un niño es víctima de abusos o de cualquier otro tipo de maltrato. Si, como padre o madre, consideras que el centro educativo no actúa, debes comunicárselo al maestro del niño o al director de la escuela.

Todo el personal docente está obligado a comunicar a los servicios sociales si sospecha que un niño tiene problemas en casa o está en una situación vulnerable en otro modo. Los centros escolares cuentan con procedimientos de notificación a los servicios sociales. 

Responsabilidades de los progenitores

Los tutores de un niño en edad escolar deben apoyarle para que pueda beneficiarse de la enseñanza recibida en la escuela. Hay muchas formas de prestar apoyo a los hijos. Es fundamental comunicar al hijo que la escuela es importante, así como asegurarse de que acuda al centro y que realice sus tareas escolares. También es importante proporcionar al niño alimentos nutritivos, estabilidad y sueño suficiente. 

¿Quiénes trabajan en la escuela?

Escuelas infantiles

En la escuela infantil trabajan maestros y cuidadores infantiles. La escuela infantil puede contar también con docentes especializados en dibujo, teatro y música. Al jefe de este centro se le denomina director de la escuela infantil. El director de la escuela infantil es el máximo responsable de esta.

Centros de educación básica e institutos de bachillerato

En los centros de educación básica e institutos de bachillerato trabajan muchos tipos distintos de docentes. De 1º a 3º (ciclo inferior), uno de los maestros tiene la responsabilidad principal sobre la clase y enseña la mayoría de las materias a los niños. A ese maestro se le suele llamar tutor. También hay maestros con formación específica para impartir materias concretas. Es lo que se denomina maestros especializados. En el ciclo inferior, los maestros especializados suelen enseñar, sobre todo, materias de tipo práctico como manualidades, música, artes plásticas y gimnasia. 

En el ciclo intermedio, ciclo superior y bachillerato hay también maestros especializados para las materias teóricas, como, por ejemplo, sueco, historia o ciencias sociales.

Los centros escolares pueden contar además con maestros de educación especial y asistentes estudiantiles. Los maestros de educación especial están cualificados para enseñar a los alumnos que precisan de apoyo especial. Los asistentes estudiantiles pueden apoyar a los alumnos con diferentes tareas a lo largo de la jornada escolar. Los estudiantes deben tener también acceso a médicos y enfermeros escolares, asesores sociales, psicólogos y maestros de apoyo. 

Aparte de ello, las escuelas emplean a otras muchas personas, por ejemplo, conserjes, animadores socioculturales, orientadores académicos, cocineros y bibliotecarios escolares. 

Al jefe de una escuela básica se le denomina director. El director es el máximo responsable del centro de educación básica.

Función del maestro

El maestro es el responsable de planificar e impartir la enseñanza, así como de poner calificaciones. Sin embargo, el maestro también realiza otras muchas tareas.

Debe existir una relación de confianza entre maestro y alumnos. Los estudiantes deben sentirse tan confiados en el aula que se atrevan a decir cuando no entienden alguna cosa. Cuando el alumno percibe que el maestro se preocupa por él, aprender es más fácil. También le resulta más sencillo asumir una mayor responsabilidad en la escuela y ejercer influencia. 

Los maestros deben ver y prestar atención a cada uno de los escolares. Por ejemplo, al preguntar a sus alumnos qué les parece la lección, el maestro puede conocer lo que han entendido y lo que no. Eso permitirá al maestro adaptar la enseñanza y, por ejemplo, explicar las cosas de otro modo. 

Una escuela para todos
  • Enseñanza igualitaria para todos

    En Suecia se aplica libertad de elección de centro educativo. Esto significa que los tutores pueden solicitar plaza para su hijo en todos los centros de enseñanza básica del municipio. Los tutores también pueden solicitar plaza en los centros privados de enseñanza básica, tanto dentro como fuera del municipio de residencia del niño.

    Las escuelas deben ofrecer un mismo nivel en todo el país. Esto no significa que la enseñanza deba estructurarse del mismo modo en todas partes. Todos los alumnos son diferentes, lo cual es bueno para una clase. Todos tenemos distintas trayectorias vitales, experiencias y condiciones. La escuela debe ver esto como algo positivo y adaptar la enseñanza y el entorno escolar a las diferencias de los alumnos. 

    La escuela detenta una responsabilidad especial en relación con los estudiantes con dificultades para lograr sus objetivos y debe brindar apoyo adicional a aquellos que lo necesitan. El objetivo del centro educativo es que la totalidad de alumnos pueda participar en todo momento de la enseñanza impartida en su clase. Sin embargo, en ocasiones puede ser más aconsejable aprender en un grupo más reducido.

    El maestro y la escuela tienen altas expectativas sobre todos los alumnos. Esperan el progreso de todos los estudiantes, no solo de aquellos con mayor facilidad para aprender. También los alumnos que precisan de más apoyo deben realizar avances. 

    Además, la escuela debe velar por que todos los alumnos gocen de los mismos derechos y oportunidades de desarrollo, sin importar su sexo, identidad de género, religión u otras creencias, discapacidad, origen étnico, orientación sexual o edad. Esto tal vez resulte difícil en ciertos centros educativos, lo cual puede deberse a diversos motivos. Es posible que no haya suficientes maestros competentes. También puede deberse a que la escuela está segregada o a que los estudiantes no cuentan con el compromiso de sus progenitores o de otros adultos de su entorno. Con frecuencia, se trata de una combinación de causas. Además, una escuela que se enfrenta a muchas dificultades es menos popular entre los alumnos. Algunos escolares tratan de cambiar a otro centro educativo si tienen la oportunidad. Esto puede afectar la economía de la escuela y complicar más la mejora de su situación. 

  • Todos los niños tienen derecho a sentirse seguros en la escuela

    La escuela tiene que ser un sitio seguro para todos los alumnos. Los niños pueden hablar siempre con los maestros u otros adultos del centro si consideran que están recibiendo un trato inadecuado de parte de otros estudiantes o adultos de la escuela. 

    Nadie debe ser víctima de discriminación, acoso sexual ni de ningún otro trato abusivo en el centro de enseñanza. Esto es algo que la escuela no tolera. La escuela tiene la obligación de velar por que ello no suceda. 

    Trato abusivo puede ser, por ejemplo, que un maestro llame “gordo” a un alumno frente al resto de la clase, que un estudiante le arrebate los libros a otro o que alguien te haga gestos feos con la cara. El acoso sexual es un acto de naturaleza sexual que atenta contra la dignidad de alguien. Puede tratarse, por ejemplo, de alguien que mira a otra persona con una intencionalidad sexual o que la toca en contra de su voluntad. También pueden ser comentarios específicos, como cumplidos indeseados o sugerencias de carácter sexual.

    Se llama acoso escolar cuando un niño o un alumno padece de forma reiterada un trato abusivo, discriminación o acoso sexual. 

    Es importante que como progenitor hables con tu hijo sobre lo que ocurre en su vida, por ejemplo, en la escuela infantil o de primaria, y en internet. Como madre o padre, existen varias formas de ayudar a tu hijo si te enteras de que sufre un trato inadecuado o es víctima de acoso escolar. Puedes comunicarte con el maestro de tu hijo o con el director del centro escolar. La escuela tiene la obligación de ayudarte. También puedes ponerte en contacto con la Defensoría de Menores y Alumnos (Barn- och elevombudet), que forma parte de la Comisión de Inspección de Centros Educativos (Skolinspektionen), un organismo público sueco. 

    En ocasiones, el trato abusivo, la discriminación o el acoso pueden ser de una gravedad tal que constituyan un delito. Los delitos deben ser siempre denunciados a la policía.

  • Práctica de la religión en el centro educativo

    Los niños tienen derecho a libertad religiosa. Ello significa que los menores pueden practicar su religión también en la escuela básica e infantil y en el centro de actividades extraescolares. No hay nada que impida, por ejemplo, que los niños recen antes de una comida. 

    Si bien las escuelas deben intentar facilitar que los alumnos practiquen su religión, no está regulado el modo concreto en que deben hacerlo. Corresponde a cada centro educativo decidirlo. 

    En la Ley de Educación sueca se establece que los centros privados pueden tener una orientación religiosa. Sin embargo, las escuelas públicas no. En una escuela de orientación religiosa, por ejemplo, los alumnos pueden rezar juntos cada mañana u ofrecer una dieta escolar adaptada. La participación en este tipo de elementos religiosos debe ser voluntaria. Ahora bien, la enseñanza debe estar siempre exenta de elementos religiosos.

  • Servicio de salud escolar

    Todos los alumnos tienen acceso al servicio de salud escolar (elevhälsan). A través del servicio de salud escolar, el niño puede ser atendido por un enfermero o un médico escolares. Si el niño se siente triste o mal psicológicamente, se puede hablar con un asesor social o un psicólogo. Todo el personal empleado en el servicio de salud escolar está sujeto a secreto profesional. Esto significa que tienen prohibido contar a otras personas cosas sobre el niño a no ser que este haya dado su permiso. Se aplicará una excepción en este sentido si el personal del servicio de salud escolar se entera o sospecha de que un niño corre el riesgo de sufrir daños. 

Participación e influencia en el centro educativo

En las escuelas de Suecia se habla con frecuencia de democracia. Uno de los objetivos del sistema de enseñanza es que los estudiantes se conviertan en adultos implicados y responsables en el marco de nuestra sociedad común. Los alumnos deben aprender a vivir en democracia y conocer sus derechos y obligaciones. Por tanto, en la enseñanza se incluyen con frecuencia tareas que permiten a los estudiantes practicar lo que conlleva la democracia.

En nuestro actual sistema educativo, los alumnos han de aprender a pensar de forma independiente y se les ofrece la oportunidad de influir sobre su educación. Aunque el maestro es el líder del grupo, su relación con el alumno es más igualitaria.

El sistema educativo sueco se basa en los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En estos principios se establece la manera en que niños, jóvenes y adultos hemos de tratarnos unos a otros. Esto significa que nadie debe tratar mal a ninguna otra persona dentro de las escuelas suecas. Todos los niños deben disfrutar de las mismas oportunidades.

No basta que la escuela enseñe sobre democracia. La enseñanza debe impartirse también de una manera democrática. Los alumnos han de poder participar en la planificación y evaluación de la enseñanza cotidiana y tener ocasión de escoger cursos, materias, temas y actividades. De este modo, los escolares practican participación e influencia.

Los alumnos tienen derecho a influir sobre su educación y el entorno en que se desenvuelven. La capacidad de influencia y participación aumenta el deseo de aprender y de asumir responsabilidades propias.

Existen distintas formas de ejercer influencia. Las reuniones y consejos de clase ofrecen a los niños dos maneras de influir dentro de su propio grupo. La mayoría de los centros de enseñanza cuentan con consejos estudiantiles (elevråd) con capacidad de influencia en toda la escuela. Un consejo estudiantil es un grupo de estudiantes de distintas clases y cursos dentro de la escuela. Los consejos estudiantiles tratan asuntos que suelen concernir a todos los alumnos del centro, por ejemplo, las normas de conducta de la escuela, la ubicación de los aparcamiento de bicicletas o cuestiones relacionadas con el horario académico.

Colaboración entre los progenitores y la escuela

En Suecia se espera de los progenitores que participen en la labor escolar de sus hijos. Madres, padres, maestros y alumnos trabajan juntos para asegurarse de que a los niños les vaya lo mejor posible en la escuela. El personal docente busca que los progenitores se impliquen en la vida de sus hijos y que estén al tanto y entiendan lo que hacen en el centro escolar.

Como padre o madre, se te invitará a que acudas a charlas de desarrollo. Durante la charla de desarrollo, el maestro y el alumno hablan sobre cómo le va a este en las distintas materias y sus objetivos de desarrollo para el próximo semestre. También, como progenitor, de cara a esta reunión, puedes pensar posibles preguntas que desees hacer. Si tu lengua materna es distinta al sueco, tienes derecho a contar con la asistencia de un intérprete durante la charla.

También se te invitará a reuniones de progenitores. En las reuniones de progenitores, el maestro y, en ocasiones, el director de la escuela, hablarán sobre el funcionamiento del centro, el horario escolar, la configuración de las clases, los principios aplicados por la escuela y otros temas.

Además, puede ofrecerse la oportunidad de implicarse con la clase, por ejemplo, ayudando durante una fiesta de la clase o en un viaje de estudios. Esto es algo apreciado por el centro de enseñanza y que ayuda al conjunto de la familia a comprender mejor la escuela.

Muchas escuelas, tanto de enseñanza básica como infantil, se comunican con alumnos y padres por correo electrónico y diversas aplicaciones. Como progenitor, te resultará mucho más fácil acceder a la información del centro de enseñanza si tienes una computadora o un teléfono inteligente y una dirección de correo electrónico.

Padres y madres siempre pueden contactar con el maestro, el director del centro o el equipo de salud estudiantil para resolver sus dudas o hablar sobre sus hijos.

Si tienes comentarios o te sientes descontento con algo de la escuela

Puedes comunicarte con un maestro o con el director de la escuela si tienes comentarios sobre el centro de enseñanza o estás insatisfecho por algo relacionado con la escolarización de tu hijo. Si consideras que el maestro o el director no te escuchan, puedes comunicarte con el organismo rector de la escuela. El organismo rector de una escuela pública es la administración municipal. El organismo rector de una escuela privada es su junta directiva. Si piensas que, pese a todo, siguen sin tomarse en serio tus comentarios, puedes denunciarlo a la Comisión de Inspección de Centros Educativos (Skolinspektionen). La Comisión de Inspección de Centros Educativos es la autoridad supervisora de las escuelas suecas. Una autoridad supervisora es un organismo encargado de controlar que una entidad (por ejemplo, una escuela) cumpla con los requisitos que se le exigen.

Traslados

Recuerda que si te mudas y tienes hijos en una escuela de educación infantil o básica, es posible que debas solicitar un nueva plaza para tu hijo. Habla con la administración municipal para conocer las reglas aplicables en tu municipio.