Mudarse

Última actualización: 22 9 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

Este texto trata de las mudanzas. Hay muchas cosas que debes tener en cuenta si vas a mudarte a una nueva vivienda. Obtendrás información acerca de cuestiones que pueden resultar importantes de conocer a la hora de mudarte.

Podrás leer, por ejemplo, acerca de la rescisión de un contrato de alquiler, el cambio de dirección y el reenvío de la correspondencia.

  • Derecho a una vivienda

    Todo el mundo tiene derecho a una vivienda. El derecho a la vivienda significa que puedes solicitar ayuda para encontrar alguna modalidad de alojamiento si no tienes dónde vivir. La administración municipal es la responsable de garantizar una vivienda a los habitantes del municipio.

    También tienes derecho a mudarte al lugar de Suecia que desees.

Rescisión del contrato de alquiler anterior

Antes de dejar un apartamento de alquiler debes rescindir tu contrato. El período de preaviso puede variar entre los diferentes caseros. La duración de tu período de preaviso debe indicarse en tu contrato de alquiler. Es aconsejable que comuniques por escrito a tu casero tu intención de rescindir el contrato de tu apartamento.

Registro civil y comunicación de cambio de domicilio

El registro civil (folkbokföring) es el registro principal de toda la población de Suecia. En él figuran, entre otros, tus datos personales, la dirección donde vives y si estás casado o tiene hijos. Tu lugar de empadronamiento es importante, por ejemplo, para determinar el municipio donde debes pagar impuestos, el sitio donde vas a votar y el derecho a distintas subvenciones y prestaciones. Además, los municipios planifican sus actividades en función del número de habitantes.
Si te mudas a una nueva dirección, debes comunicársela a la Agencia Tributaria de Suecia (Skatteverket) en el plazo de una semana tras el traslado. Esto es algo fundamental, puesto que la Ley de Empadronamiento de Suecia establece que tienes la obligación de informar sobre tus cambios de domicilio. También es importante para poder recibir tu correspondencia en la dirección correcta. La comunicación de cambio de domicilio es gratuita y puedes realizarla rellenando un formulario o de forma digital en el sitio web de la Agencia Tributaria de Suecia.
Si resides en un apartamento, tu dirección debe incluir un número de apartamento, el cual se compone de cuatro dígitos (por ejemplo, "1001") que indican el piso y el lugar dentro de este donde se ubica. Podrás encontrar el número de apartamento correspondiente en tu contrato de alquiler, buzón de correo o puerta de entrada.

Reenvío de correspondencia

Puedes solicitar el reenvío de tu correspondencia, es decir, que el correo remitido a tu dirección anterior sea reenviado a tu nuevo domicilio. En Svensk Adressändring AB podrás pedir el reenvío de la correspondencia. Recuerda que tu domicilio registrado no se modificará por el hecho de solicitar un reenvío postal.

Suscripciones y contratos

Es posible que debas transferir o rescindir (cancelar) varias suscripciones y contratos. Recuerda que muchos contratos están asociados a un plazo de preaviso o un período de permanencia, por lo que es recomendable rescindirlos con antelación suficiente antes de la mudanza. Ejemplos de suscripciones y contratos que pueden ser necesarios transferir o rescindir:

  • Contrato de telefonía fija (no móvil)
  • Contrato de internet
  • Canales de televisión de pago
  • Contrato de suministro eléctrico
  • Aparcamiento
  • Servicio de alarma
  • Seguros

Es importante suscribir un seguro para protegerte a ti y tus pertenencias. En Suecia, prácticamente todas las unidades familiares cuentan con un seguro del hogar. El seguro del hogar es una cobertura básica que te ofrece una indemnización en caso de que tus pertenencias sean robadas o resulten dañadas por causa de un incendio o una inundación. Cubre también a todas las personas con quien convives que hayan sido inscritas en la póliza. Además, los seguros del hogar incluyen, entre otros, una cobertura de viajes.

Limpieza e inspección antes de la mudanza

En la mayoría de los casos deberás encargarte tú de la limpieza final antes de la mudanza, independientemente de que vivas en una casa unifamiliar, un apartamento en propiedad o un piso en alquiler. La limpieza final previa a la mudanza se realiza mucho más a fondo que una limpieza ordinaria y requiere bastante tiempo. Puedes hacerlo por tu cuenta o bien contratar una empresa. Si la limpieza final no es lo suficientemente adecuada se te podrá cobrar un recargo.

Normalmente el apartamento se inspecciona al abandonarlo el inquilino, elaborándose en ese momento un acta donde se anotan los posibles desperfectos. Es posible que el inquilino deba compensar los daños surgidos en la vivienda.

Nueva vivienda

Es importante que te faciliten todas las llaves de tu nueva vivienda. En caso de mudarte a un apartamento de alquiler es aconsejable que cotejes este con el acta de inspección para comprobar que no haya desperfectos no detectados.