¿Cómo vive la gente?

Última actualización: 21 9 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

Este tema trata sobre el modo en que la gente vive en Suecia. Existen distintas formas de alojarse. Por ejemplo, se puede residir en una habitación, en un apartamento de alquiler en un bloque de pisos o en tu propia casa unifamiliar.

Leerás sobre distintas maneras de vivir y cómo encontrar alojamiento. También hallarás información acerca de la escasez de vivienda y sobre las personas sin hogar.

  • Derecho a una vivienda

    Todo el mundo tiene derecho a una vivienda. El derecho a la vivienda significa que puedes solicitar ayuda para encontrar alguna modalidad de alojamiento si no tienes dónde vivir. La administración municipal es la responsable de garantizar una vivienda a los habitantes del municipio.

    También tienes derecho a mudarte al lugar de Suecia que desees.

Vivir en Suecia

Suecia está situada en la parte oriental de la península escandinava, en el norte de Europa. Esta región que incluye Suecia, Dinamarca, Noruega, Islandia y Finlandia se la conoce como países nórdicos. Suecia es un país de gran tamaño y con forma oblonga. Se divide en tres áreas: Götaland en el sur, Svealand en el centro y Norrland en la zona norte del país. Suecia también se estructura en 25 comarcas (landskap), 21 provincias (län) y 290 municipios (kommun).

Tiene actualmente una población de unos diez millones de habitantes, de los que cuatro millones viven en las tres principales ciudades del país o sus respectivas zonas metropolitanas: Estocolmo, Gotemburgo y Malmö. Estocolmo es la capital de Suecia.

La naturaleza sueca varía mucho de norte a sur. En las partes más al norte hay montañas, bosques y lagos. Varios de los ríos de Norrland se utilizan para producir energía hidroeléctrica. En el centro de Suecia hay muchos bosques. En el sur de Suecia hay mucha agricultura y muchas llanuras. En la costa occidental y en la oriental, hay muchas islas y tramos de costa. Las islas más grandes son Öland y Gotland y están situadas en la costa este al sur de Estocolmo. La montaña más alta de Suecia está en el norte. Se llama Kebnekaise y su pico llega a los 2 099 metros de altura.

Viajar dentro de Suecia

Suecia cuenta con una amplia red de carreteras y ferroviaria, sobre todo en las zonas más habitadas. La red ferroviaria se extiende sobre todo alrededor de Estocolmo, Gotemburgo y al sur del país. En el norte de Suecia es más común viajar en bús o con coche particular. Para los viajes largos dentro del país existe la opción del avión, hay aeropuertos en la mayoría de las principales ciudades.

En la gran mayoría de las ciudades hay transporte público disponible para todos.

Pueden ser autobuses, tranvías, metro y transbordadores que se trasladan entre las diferentes paradas de las ciudades, o trenes y autobuses que recorren las distancias entre las ciudades y el campo. Entre algunas ciudades hay también vuelos domésticos. Hasta Gotland se puede ir en transbordadores desde tierra firme.

Para viajar en el transporte público es necesario que compres un billete.

Diversas modalidades de vivienda

En Suecia puedes alojarte de distintas formas. Podrás alquiler o comprar un apartamento o una casa unifamiliar. Aquí hallarás información acerca de distintas modalidades de alojamiento.

Calle de una ciudad con vehículos estacionados y casas de viviendas de distintas alturas y colores.

Foto: Misak Nalbandian

  • Apartamento de alquiler

    En todos los municipios suecos hay empresas de vivienda locales en donde se pueden solicitar apartamentos de alquiler. Las empresas pueden ser propiedad de personas o de un municipio. Una empresa de viviendas propiedad del municipio se llama empresa de vivienda de utilidad pública. Si vives en una vivienda alquilada eres inquilino. Le alquilas (tomas prestado) de un casero, es decir de la empresa propietaria del apartamento.

    Algunos caseros exigen una fianza para poder alquilar un apartamento. Se denomina fianza al depósito que entregas al casero como garantía durante el período de alquiler. Cuando abandonas la vivienda recuperas tu dinero. El casero puede tener derecho a quedarse con el dinero si causas desperfectos en el apartamento o no lo limpias antes de mudarte.

    Cuando arriendas un apartamento debes pagar un alquiler mensual.

  • Piso de propiedad en edificio de propiedad cooperativa

    Un piso de propiedad en un edificio de propiedad cooperativa es un piso por el que debes pagar una aportación. Significa que adquieres una participación en la cooperativa propietaria del inmueble (el edificio). Ingresas entonces a la cooperativa y puedes hacer uso del apartamento.

    Si vives en una cooperativa de propietarios debes pagar una cuota mensual. Si has pedido un préstamo para el apartamento debes pagar además los intereses y la amortización al banco.

    En los municipios hay agentes inmobiliarios locales y empresas de viviendas que anuncian los apartamentos que están en venta. En las páginas web de los municipios se pueden encontrar a menudo las empresas locales. También puedes buscar tú mismo en internet apartamentos en cooperativa de propietarios que estén a la venta.

  • Casa

    En Suecia puedes comprar o alquilar una casa. Si quieres comprar, los precios pueden variar mucho entre las grandes ciudades, los pueblos más pequeños y las zonas rurales. En los municipios hay agentes inmobiliarios e institutos de vivienda que anuncian las casas que están en venta. También puedes comprar un terreno y construir tu propia casa.

  • Subalquilar

    En Suecia es común subalquilar. Significa que le alquilas a la persona que tiene el contrato de primera mano del apartamento. También se puede subalquilar de personas propietarias de un apartamento de propiedad cooperativa o de una casa.

    Si quieres subalquilar es importante que averigües si el casero ha aprobado el subalquiler.

    Recuerda firmar un contrato cuando subalquilas un apartamento. Si no has firmado un contrato te pueden obligar a mudarte si quien tiene el contrato de primera mano te lo exige. Antes de firmar el contrato es importante conocer los derechos que tienes cuando subalquilas.

    Al subarrendar un apartamento (hyra i andra hand) no debes pagar un alquiler excesivo, sino razonable. Ello significa que existen reglas en torno a la cuantía máxima de un alquiler. Si el alquiler de un apartamento está muy por encima del de otros similares de la zona, es posible que sea irrazonablemente alto.

    Si piensas que estás pagando un alquiler demasiado elevado puedes hacérselo saber al casero. En caso de no llegar a un acuerdo respecto al alquiler, tienes la opción de contactar con el Consejo Arbitral del Alquiler (Hyresnämnden). Dicho órgano podrá valorar entonces cuál puede ser un alquiler razonable para tu apartamento.

  • Alquiler de habitación en un apartamento compartido

    También se puede alquilar una habitación en el apartamento o en la casa de otra persona. En ese caso se comparte la vivienda con la persona que tiene el contrato o es propietaria de la vivienda. Esto es lo que se llama compartir parte de una vivienda. Las reglas y el tiempo de preaviso también se aplican en este tipo de contrato. Por lo tanto recuerda que debes firmar un contrato si quieres alquilar una habitación en el apartamento o la casa de otra persona.

  • Vivienda colectiva

    Un colectivo se compone de varias personas que viven juntas. A menudo, los inquilinos de una vivienda colectiva comparten determinadas cosas. Un colectivo puede organizarse de diferentes maneras. Con frecuencia dispondrás de habitación propia, pero compartirás, por ejemplo, cocina y baño con el resto de residentes.

  • Contrato de alquiler social

    Los contratos de alquiler social ofrecen una solución habitacional para aquellos que no pueden acceder a una vivienda propia. Puede tratarse de un alojamiento temporal para refugiados recién llegados o para una familia con hijos pequeños endeudada. También puede ser un apartamento de reinserción para personas con adicciones o trastornos psicológicos.

    La administración municipal es la encargada de gestionar los contratos de alquiler social. Normalmente deberás cumplir unos requisitos determinados para poder beneficiarte de un contrato de alquiler social. Se trata de un alojamiento únicamente temporal. Lo más habitual es un contrato de subarriendo (andrahandskontrakt) con condiciones especiales.

  • Preguntas para la reflexión

    ¿Sabes qué empresas de viviendas hay en tu municipio?

    ¿Sabes lo qué son los intereses y los reembolsos? Si no es así, ¿sabes dónde puedes encontrar información al respecto?

    ¿Qué es lo principal que has de tener en cuenta cuando subarriendas una vivienda?

    ¿Tienes experiencia de subarrendar?

Cómo encontrar vivienda

En algunos municipios resulta bastante sencillo encontrar apartamentos mientras que en otros es más difícil. En muchos municipios la disponibilidad de, sobre todo, apartamentos de alquiler es escasa.

Por ejemplo: Miriam busca casa

Miriam está buscando un apartamento. Visita varias veces a la semana diversos sitios web con anuncios de viviendas para ver si hay apartamentos libres. Tan pronto como aparece uno adecuado, Miriam lo solicita. También comprueba su correo electrónico varias veces a la semana para no pasar por alto ninguna oferta de alojamiento. Esto le ofrece la posibilidad de aceptarlo rápidamente antes de que se lo ofrezcan a otra persona.

Buscar alojamiento

En muchos municipios hay un Instituto de la vivenda. Este suele tener una página web en Internet donde puede inscribirse y buscar pisos disponibles.

Cuando se haya apuntado, deberá entrar a menudo en la página web para ver si se han añadido nuevos pisos disponibles. Si ve un anuncio sobre un piso puede solicitarlo.

Cumplido el plazo límite de solicitud de un piso, el propietario escoge las personas que pueden venir a verlo. Muchos propietarios tienen un sistema de colas que hace que quien ha estado más tiempo en la cola, tenga una probabilidad mayor de obtener el piso. Después de ver un piso deberá informar al propietario si lo quiere o no. Este se pondrá en contacto con usted si le concede el contrato de primera mano del piso.

Una vez que has solicitado un apartamento es importante también estar al tanto de tu correo electrónico para que no se te escape ninguna oferta. En caso de recibir una, debes apresurarte a aceptarla; de lo contrario, es posible que otra persona se quede con el apartamento.

  • Preguntas para la reflexión

    ¿Has buscado casa a través de los sitios web de las distintas empresas de viviendas?

    ¿Qué se necesita para solicitar vivienda por internet?

Consejos en la búsqueda de un piso

A veces no es suficiente buscar piso en un Instituto de la Vivienda. También puede ser una buena idea ponerse en contactodirectamente con un propietario de una vivienda. La mayoría de grandes propietarios de pisos tienen su propia página web donde puede inscribirse y mostrar su interés por un piso. Le recomendamos que utilice sus contactos, sus familiares y amigos para obtener información sobre pisos disponibles.

Otra manera de encontrar piso es poner anuncios en tiendas, bibliotecas, dentro de portales de viviendas u otros lugares con tablones de anuncios.

También podrá hallar anuncios de pisos disponibles en diferenes periódicos y en distintas páginas web. Allá podrá encontrar pisos en alquiler de segunda mano, es decir no directamente del propietario, sino de otro inquilino.

Existen distintos sitios web con anuncios de viviendas que ofrecen apartamentos para subarrendar (hyra i andra hand), en los que puedes responder a anuncios y publicar también tu propio anuncio para solicitar casa. Las redes sociales ofrecen otra opción para buscar alojamiento.

No olvides firmar siempre un contrato con el casero antes de pagar el apartamento o la habitación. Es importante no pagar ninguna fianza hasta que no tengas firmado un contrato con el casero. De lo contrario te arriesgas a perder tu dinero.

  • Preguntas para la reflexión

    ¿Existen similitudes entre cómo se busca vivienda en Suecia y en el país o países donde has vivido antes? Si es así, ¿cuáles son?

    ¿Qué es conveniente tener en cuenta a la hora de buscar un apartamento?

¿Todo el mundo tiene casa?
  • Encontrar una vivienda en, o alrededor de, las grandes ciudades

    En las grandes ciudades y sus alrededores es muy complicado encontrar apartamentos de alquiler. Algunas zonas están particularmente demandadas, por lo que resulta especialmente difícil dar con apartamentos de alquiler. Son muchas las personas que deciden vivir en las principales ciudades, y también son numerosas las que necesitan alojamiento, lo que genera una gran competencia por la vivienda. Es habitual alquilar una habitación o todo el apartamento en régimen de subarriendo (i andra hand). Fuera de las grandes ciudades puede resultar más fácil encontrar casa. Por lo general, aquellos que viven en las zonas periféricas de las principales ciudades cuentan con buenas conexiones de autobús y tren para desplazarse a estas.

  • Escasez de vivienda

    En el pasado, el Estado se involucraba más en la construcción de viviendas. Ahora es el municipio el que planifica dónde y cuándo se va a construir. Las viviendas las edifican tanto empresas privadas como municipales.

    La administración municipal es la responsable de garantizar alojamiento a todos los residentes. Además, el municipio tiene una responsabilidad especial con algunos grupos específicos, en concreto, ciertas personas mayores, algunas personas con discapacidad, inmigrantes recientes a los que se ha concedido permiso de residencia y menores no acompañados solicitantes de asilo.

    En muchos lugares de Suecia hay déficit de vivienda. Ello se debe, por una parte, a que no se construye lo suficiente, y, por la otra, a que la población ha estado aumentando durante mucho tiempo. Son muchos los factores que influyen sobre la construcción de viviendas, entre otros, la disponibilidad de terrenos donde edificar y si esto resulta rentable a las empresas constructoras.

    Con frecuencia, la vivienda nueva tiene un alquiler alto, lo que hace que muchos no puedan permitírselo. Como consecuencia, muchas personas que necesitan casa se ven obligadas a buscar viviendas más antiguas con un alquiler más reducido o en subarriendo. Resulta particularmente difícil encontrar alojamiento si no dispones de mucho dinero, llevas poco tiempo en la lista de espera para una vivienda o tienes pocos contactos con personas que puedan avisarte sobre casas disponibles.

    La escasez de vivienda fomenta la segregación, el hacinamiento y el número de personas sin techo. También puede obligar a la gente a permanecer en un alojamiento temporal durante mucho tiempo.

    En los últimos años ha aumentado el número de personas que necesitan la ayuda de la sociedad para encontrar un lugar donde vivir, lo que ha llevado también a un incremento de los contratos sociales de viviendas alquiladas por los servicios sociales del municipio.

  • Segregación

    Segregación significa que diferentes grupos de personas viven y trabajan separadas las unas de las otras, por ejemplo, en función de su nivel de ingresos, etnicidad o sexo. Esto lleva a menudo a que personas de unas características similares vivan y trabajen juntas o acudan a la misma escuela.

    En este aspecto encontramos dos tipos de segregación: por modalidad de vivienda y de tipo residencial.

    La segregación por modalidad de vivienda (bostadssegregation) implica la presencia de distintos tipos de viviendas en diferentes zonas, por ejemplo, apartamentos de alquiler en un área y casas unifamiliares en otra. La segregación residencial (boendesegregation) hace que diferentes colectivos de personas vivan en distintas áreas. Por ejemplo, aquellos con un alto nivel de ingresos tal vez residen en una zona determinada, mientras que los que ganan poco viven en otra. El lugar donde resides puede influir sobre tus oportunidades en la vida, por ejemplo, la posibilidad de conseguir un trabajo o asistir a una buena escuela. También la esperanza de vida puede diferir considerablemente entre residentes de distintas zonas.

    Collage con grandes bloques de apartamentos de hormigón de un lado, y casa unifamiliares de madera del otro.
  • Hacinamiento

    La escasez de viviendas obliga a algunas personas a alojarse en condiciones de hacinamiento. En algunas áreas existe más masificación que en otras. Ello es más común entre los adultos jóvenes, las personas de origen extranjero y, en especial, entre aquellos con menos ingresos. Vivir con poco espacio repercute sobre las personas de distintas maneras. Puede perjudicar, por ejemplo, la capacidad de los niños para hacer sus tareas escolares en un entorno tranquilo.

  • Carencia de hogar

    La falta de un hogar propio puede deberse a muchos factores. Es posible que alguien esté en la calle por problemas de adicción, por un trastorno mental, a causa de un divorcio, por haber abandonado a una pareja violenta o tras un desahucio.

    La ausencia de hogar puede tener también causas completamente distintas, por ejemplo, la escasez de vivienda con un alquiler asequible o la exigencia de un alto nivel de ingresos por parte de los caseros.

    En Suecia, la Dirección Nacional de Sanidad y Bienestar Social (Socialstyrelsen) es el organismo encargado de supervisar la evolución del número de personas sin techo. Esta instancia considera sin hogar no solo a aquellos que duermen en la calle, sino también a los que se alojan de forma temporal y sin contrato con familiares o conocidos.

    Los servicios sociales municipales se esfuerzan por ayudar de distintas maneras a las personas sin hogar, entre otras, facilitando viviendas temporales, plazas en alojamientos de emergencia o subvenciones a personas ubicadas en albergues.

  • Cómo evitar quedarse sin casa

    Si no pagas el alquiler, el casero podrá rescindir tu contrato, lo que te obligará a dejar el apartamento. Es lo que se llama desahucio o desalojo. Si te desalojan de tu casa puede resultarte muy difícil conseguir otra. La Oficina Nacional de Cobro Ejecutivo (Kronofogdemyndigheten, popularmente Kronofogden), es la encargada de efectuar los desahucios.

    Como inquilino tienes la responsabilidad de buscar ayuda si no eres capaz de pagar el alquiler. En ese caso, o si corres el riesgo de ser desahuciado, puedes contactar con los servicios sociales, que te pueden orientar y apoyar para aumentar tus opciones de no perder tu hogar.

    La sociedad tiene la obligación de ayudar a las personas en riesgo de desalojo. Los servicios sociales, el casero y Kronofogden deben cooperar para evitar los desahucios. Por ejemplo, los servicios sociales pueden comunicarse en una fase temprana con el inquilino para ofrecerle apoyo. También es importante que el casero te informe en tanto que inquilino sobre los derechos y obligaciones aplicables en el alquiler de una vivienda.