El mercado laboral en Suecia

Última actualización: 22 10 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

Este texto trata sobre el mercado laboral sueco. Se llama mercado laboral a los trabajos disponibles. El mercado laboral lo forman también los trabajadores y los empleadores que contratan a gente para trabajar.

Collage con un aula, un puericultor con niños de la mano y un auxiliar del servicio de asistencia a mayores.

Trabajar en Suecia tal vez sea diferente respecto al país o países donde has vivido anteriormente. En este texto conocerás mejor el funcionamiento del mercado laboral en Suecia. También podrás leer acerca de la igualdad de género dentro del mercado laboral.

  • Derecho al empleo

    Todo el mundo tiene derecho a un trabajo. Es decir, derecho a no ser excluido de la vida laboral. Tu procedencia, sexo o edad no deben afectar tus posibilidades de trabajar.

    l empleo lleva asociados una serie de derechos. Por ejemplo, tienes derecho a disfrutar de condiciones de trabajo justas, a un mismo salario por igual trabajo y a afiliarte a un sindicato. También tienes derecho a descanso y a tiempo libre.

    Madres y padres tienen también derecho a conciliar vida familiar y laboral. Los niños tienen derecho a ser protegidos de trabajos que sean perjudiciales para ellos o que impidan su desarrollo y escolarización.

El mercado laboral sueco ha cambiado

Actualmente trabajan en Suecia casi tantas mujeres como hombres. Ahora bien, esto no ha sido siempre así. En el pasado trabajaban sobre todo los hombres, y las mujeres se encargaban del hogar. También se han transformado los tipos de trabajo. Antes eran muchos los que se desempeñaban en la agricultura y la industria. Hoy es más común trabajar, por ejemplo, en una tienda o en marketing. Algunas de las profesiones más habituales en Suecia son auxiliar de enfermería, maestro de educación primaria o dependiente de una tienda. En la actualidad, buena parte de las profesiones en el mercado de trabajo sueco exige formación en un escuela superior o universidad.

También han cambiado las condiciones laborales y la seguridad de la que disfrutan los trabajadores. Siglo y medio atrás, eran los patronos los que decidían casi todo en los centros de trabajo suecos. La situación de los trabajadores era de precariedad. Si un obrero se ponía enfermo o el empleador consideraba que no trabajaba bien, podía ser despedido de inmediato y sin previo aviso. Hoy en día, el mercado de trabajo sueco es mucho más garantista y seguro. Se aplican leyes y convenios colectivos, y hay sindicatos que defienden los derechos de los trabajadores.

Empleo en el sector público o privado

El mercado laboral se puede dividir en sector público y sector privado. El sector público pertenece a la administración estatal, regional o municipal. Las actividades dentro del sector público se financian con el dinero de nuestros impuestos. Muchos de los trabajos dentro del sector público son importantes para el funcionamiento de la sociedad, entre otros, la atención sanitaria, la administración de justicia y la educación. Las personas contratadas en el sector público pueden trabajar, por ejemplo, como personal de salud, maestros, empleados de escuelas infantiles, agentes de policía o bomberos. Organismos como Arbetsförmedlingen o la Dirección General de Migraciones forman parte del sector público.

En el sector privado, las empresas son propiedad de individuos, no del Estado. La principal finalidad de las empresas privadas es generar beneficios con sus actividades. Dichas empresas pueden ser de muy distinto tipo. Puede tratarse de tiendas pequeñas u otra clase de establecimientos, restaurantes, plantas manufactureras, negocios de construcción o empresas en el ámbito jurídico, financiero o de transportes. Aproximadamente el 70 % de los empleados trabajan dentro del sector privado. Algunos ejemplos de empresas suecas en el sector privado son Volvo, Ericsson o H&M.

El mercado laboral puede diferir entre las diversas regiones de Suecia y entre zonas rurales y urbanas. Por ejemplo, en las principales ciudades hay muchas grandes empresas.

Empresas sociales

Las empresas sociales se esfuerzan por crear soluciones para distintos retos dentro de la sociedad. Pueden trabajar, por ejemplo, por la revitalización de áreas rurales, una mayor integración o para que todos accedan a un empleo sin importar su edad, sexo, origen étnico u otros condicionantes. Para una empresa social, el beneficio económico propio no es lo más importante. Las empresas sociales suelen destinar sus beneficios al desarrollo de la compañía.

Empleadores y trabajadores

El mercado laboral lo componen dos grupos: empleadores y asalariados. Los empleadores contratan a gente y pagan por su trabajo. Un asalariado es una persona empleada.

Existen asociaciones/organizaciones tanto para asalariados como para empleadores. En ellas, empleadores y asalariados colaboran en el ámbito de su propio colectivo y defienden sus intereses dentro del mercado laboral. Todos los miembros de la asociación u organización pueden participar y ejercer su influencia.

​Las organizaciones patronales representan los intereses de los empleadores.
Las principales patronales son:

  • Svenskt Näringsliv en el caso de las empresas del sector privado
  • Dirección Sueca de Asuntos Patronales del Estado y SKR (Sveriges Kommuner och Regioner) en el caso de los centros de trabajo públicos

Las organizaciones sindicales representan los intereses de los asalariados o empleados.

Los principales sindicatos son los siguientes:

  • LO (Organización Nacional de Sindicatos Obreros)
  • TCO (Confederación General de Funcionarios y Empleados)
  • SACO (Organización Central de Titulados de Suecia)

Los sindicatos nacionales se componen de asociaciones sindicales más pequeñas que representan distintas profesiones y sectores.

En sueco, sindicato suele abreviarse con el término fack. El sindicato promueve la mejora de la situación laboral de los empleados. Por ejemplo, negocian con el empleador el salario de sus afiliados. En Suecia, los primeros sindicatos surgieron en la década de 1880.

El sindicato puede ayudarte si tienes problemas en el trabajo, por ejemplo, si te pagan un salario indebido o te obligan a trabajar más horas de las especificadas en tu contrato de empleo.

Convenios colectivos

Un convenio colectivo es un acuerdo por escrito entre un empleador y un sindicato, en donde se regulan, entre otras cosas, los horarios de trabajo, las vacaciones y los salarios. A menudo es un convenio colectivo que regula el nivel de su salario.

Los convenios colectivos suelen incluir disposiciones sobre:

  • modalidades de contratación
  • las horas extras
  • salarios y remuneraciones
  • los horarios de trabajo
  • vacacione
  • despido
  • seguros de pensión y de accidentes laborales.

En un convenio colectivo se establece el salario mínimo de los empleados. Se aplica también a los empleados que no son miembros de ningún sindicato pero trabajan en una empresa con convenio colectivo. En Suecia no existe ninguna ley que regule el salario mínimo.

Aunque su empleador tenga un convenio colectivo usted tiene la posibilidad de negociar o hablar su salario con su empleador. Su salario puede variar en función de las dificultades del trabajo y cómo lo está llevando a cabo. La mayoría de las grandes instituciones y empresas tienen un convenio colectivo con un sindicato, pero también hay empleadores que no han suscrito ningún convenio colectivo.

Relación entre estado de bienestar, impuestos y trabajo

Hay momentos en la vida en los que necesitamos que la sociedad nos asista. Todos podemos caer enfermos o sufrir accidentes. Quizá necesites operarte o vayas a tener un bebé. Si te detectan una enfermedad grave, la atención médica costará mucho dinero. Si pierdes tu empleo, es posible que tu dinero no te llegue para pagar la comida y el alquiler. En Suecia hemos construido una sociedad que te ayudará si lo necesitas.

En Suecia, el Estado asume una gran responsabilidad respecto a la población. Debes poder tener una renta básica y vivir dignamente aunque estés desempleado, enfermo o no ganes suficiente dinero. A los países que han optado por costear dichas prestaciones mediante impuestos se les llama estados del bienestar.

En una sociedad del bienestar, se debe ayudar a todas las personas. Esto lo podemos hacer de distintas maneras. Una de ellas es pagar juntos las cosas que todos necesitamos. Por eso pagamos impuestos. Todos los residentes en el país deben pagar impuestos al Estado. También las empresas pagan impuestos y tasas al Estado. Comparada con otros muchos países, Suecia tiene unos impuestos altos, puesto que hemos optado por que el Estado financie la educación, la asistencia médica y multitud de otras cosas.

En Suecia, mujeres y hombres deben poder mantenerse a sí mismos mediante un trabajo remunerado. Un trabajo proporciona seguridad económica. Se trata de un requisito necesario para una vida independiente. Por otra parte, en Suecia a una familia le puede resultar difícil manejarse económicamente con una sola fuente de ingresos. Trabajando y pagando impuestos contribuimos los adultos, todos juntos, al mantenimiento del estado del bienestar.

  • Preguntas para la reflexión

    ¿Cuál es la alternativa a financiar con impuestos el estado del bienestar?

    ¿Conoces otros sistemas para costear el estado del bienestar que no sea mediante impuestos?

¿Qué pasa si no pagas los impuestos?

No pagar los impuestos puede suponer un delito. Es lo que se conoce como delito fiscal.

Cuando trabajas sin pagar impuestos se denomina "trabajo en negro". Es ilegal y puede comportar una pena de prisión de hasta dos años.

Si no pagas impuestos al trabajar no te beneficiarás de los diversos derechos asociados a un empleo regular. Si trabajas pero no pagas impuestos, es posible que te pierdas lo siguiente:

  • No contarás con un contrato de trabajo y, por tanto, te pueden engañar con tu sueldo.
  • No percibirás una prestación por desempleo si te quedas sin trabajo.
  • No recibirás subsidio por enfermedad ni pagas vacacionales.
  • No te beneficiarás de prestación por enfermedad ni de subsidio parental.
  • Obtendrás una pensión más reducida.
  • No estarás asegurado si te lesionas a ti mismo o a otra persona, o si accidentalmente destruyes algo mientras trabajas. Si, por ejemplo, sufres un accidente en tu lugar de trabajo no te corresponderá ninguna indemnización.

No debe discriminarse en los centros de trabajo

La vida laboral debe ser equitativa e igualitaria. La discriminación está prohibida en el ámbito del trabajo. A pesar de ello, puede producirse.

Lo que es discriminación puede variar de un caso a otro. En ocasiones, es un tribunal el que deberá determinar si se trata de discriminación. Presentamos a continuación dos casos de discriminación en el centro de trabajo:

Por ejemplo: Mariam ha sido despedida por quedarse embarazada

Mariam había encontrado un trabajo como taxista en una empresa de taxis. Poco después se quedó embarazada. Se lo comunicó a su jefe, el cual le contestó que no podía seguir trabajando en ese lugar. Mariam denunció lo ocurrido y un tribunal dictaminó que había sido víctima de discriminación. Despedir a Mariam por estar embarazada había sido incorrecto. La empresa de taxis tuvo que pagarle una indemnización a Mariam por haberla discriminado.

Por ejemplo: A Fatima le negaron un trabajo por ir cubierta con un pañuelo

Fatima recibió una oferta para trabajar en una empresa de trabajo temporal. Sin embargo, cuando la compañía se enteró de que se cubría la cabeza con un pañuelo, ya no quiso contratarla. Le dijeron que su pañuelo suponía un riesgo para la seguridad del centro de trabajo.

En algunos lugares pueden aplicarse requisitos sobre el tipo de prendas que se permite llevar para garantizar la seguridad, o por exigirse un cierto tipo de condiciones higiénicas. Sin embargo, este no era el caso del centro de trabajo donde le propusieron un empleo a Fatima. Por ese motivo, un tribunal condenó a la empresa por haber discriminado a Fatima.

Responsabilidad de los empleadores

Todos los empleadores tienen la responsabilidad de velar por que no se produzca discriminación en el centro de trabajo. También deben asegurarse de que nadie sea discriminado por razón de alguno de los siete motivos de discriminación. Tú y todos tus compañeros gozan de los mismos derechos.

El empleador debe esforzarse por garantizar que no haya discriminación en los cinco ámbitos siguientes:

  • Condiciones laborales
  • Salarios y condiciones de empleo
  • Contratación y ascensos
  • Capacitación y formación
  • Conciliación laboral

La mayor parte de los casos de discriminación en el ámbito laboral están relacionados con el sexo o la edad. En ocasiones se discrimina en base a varios motivos de discriminación de forma simultánea, por ejemplo, si la persona es mujer y, además, joven.

Igualdad de género dentro del mercado de trabajo

En Suecia, mujeres y hombres suelen desempeñarse en profesiones y sectores diferentes. Se observa una división en el mercado laboral, donde, por ejemplo, hay un mayor número de mujeres en el ámbito de la atención sanitaria y social y más varones en los sectores tecnológico y de la construcción. También hay más hombres que mujeres que emprenden u ocupan puestos directivos en los centros de trabajo.

Con frecuencia, el trabajo de las mujeres no se remunera al mismo nivel que el de los hombres. Por ejemplo, los sueldos suelen ser más bajos en las profesiones con predominancia femenina. Además, las mujeres que se desempeñan en las mismas profesiones que los varones perciben muy a menudo un salario inferior pese a realizar el mismo trabajo que estos.

Las condiciones y el entorno de trabajo son con frecuencia también peores en las profesiones con un elevado número de mujeres. En las profesiones donde trabajan muchas mujeres, el riesgo de ausencia laboral por causa de problemas psíquicos o físicos es superior que en las ocupaciones con predominio masculino. Por ejemplo, las mujeres comunican con más frecuencia que los hombres problemas de insomnio por preocupaciones en el trabajo, casos de amenazas y violencia en el trabajo y la realización de movimientos repetitivos perjudiciales para el cuerpo. No obstante, mueren más hombres que mujeres por causa de accidentes laborales. Ello se debe, entre otras cosas, a que trabajan más hombres en sectores con una mayor incidencia de accidentes, como el de la construcción.

Los estudios también muestran una diferencia en las opciones de hombres y mujeres a la hora de conciliar trabajo y vida familiar. Las mujeres se ocupan de la mayor parte de las tareas domésticas pese a trabajar tanto como los hombres. Las mujeres se toman bajas parentales prolongadas en mayor medida que los hombres.

Para fomentar una sociedad más igualitaria, el Parlamento sueco ha decidido que Suecia debe aplicar una política de igualdad de género. Uno de los objetivos de esta política es que mujeres y hombres disfruten de las mismas oportunidades y condiciones en su vida laboral. Por ejemplo, tanto mujeres como hombres deben poder desempeñar todas las profesiones. Nadie debe verse obstaculizado por prejuicios en relación con lo que se supone que es más adecuado para hombres o mujeres. Todo el mundo debe poder elegir su profesión en función de su aptitud, cualificación e interés.

Por ejemplo: El nuevo colega de Anna cobra más al mes

Anna lleva cinco años trabajando en una gasolinera. Un día aparece un nuevo compañero, Amir. Al enterarse del sueldo de Amir, Anna se queda sorprendida. Amir gana 1.000 SEK más que Anna. Realizan las mismas tareas y él tiene menos experiencia que ella. Anna considera que es injusto que ella gane menos que Amir.

Obligaciones del empleador en relación con la igualdad de oportunidades en el centro de trabajo

Todos los empleadores deben elaborar cada año una comparativa entre los salarios de la plantilla para detectar posibles diferencias entre mujeres y hombres. Así se dice explícitamente en la Ley contra la Discriminación de Suecia. Si dicha comparativa muestra divergencias entre los sexos por un mismo trabajo, deberán modificarse los salarios.

El empleador también debe promover una distribución uniforme de mujeres y hombres en los distintos tipos de funciones y en los puestos de responsabilidad dentro del centro de trabajo. Si, por ejemplo, se observa una distribución desigual entre mujeres y hombres entre los directivos del centro de trabajo, el empleador debe velar por cambiar esta situación. Puede hacerlo, por ejemplo, capacitando a los asalariados para promover un mayor número de mujeres o de hombres en puestos de responsabilidad.