Prestaciones sociales en tu día a día

Última actualización: 7 10 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

Este texto trata sobre las prestaciones sociales en tu vida cotidiana. Entre las prestaciones sociales están, por ejemplo, la sanidad, la asistencia a mayores y el apoyo a la manutención si no puedes trabajar.

Collage con dinero, una clase de escolares, carreteras, atención médica y asistencia a mayores.

Conocerás más a fondo la sociedad de bienestar sueca y el funcionamiento del sistema de protección social. Se incluye también información acerca de la ayuda que puedes obtener si enfermas y no puedes trabajar, o si tienes hijos y debes quedarte en casa a su cuidado. También se te informa sobre las prestaciones sociales que puede ofrecerte la administración municipal.

  • Derecho a un nivel de vida digno

    Todo el mundo tiene derecho a un nivel de vida digno. Eso significa, por ejemplo, que tienes derecho a recibir o cobrar dinero suficiente para que tú y tu familia puedan sentirse bien.

    Debes ser capaz de comprar alimentos y ropa, tener una vivienda y poder solicitar asistencia médica. Si te pones enfermo o te quedas desempleado, la sociedad debe velar por que tengas un nivel de vida digno. Los niños tienen derecho a protección social y al nivel de vida necesario para su adecuado desarrollo.

¿Qué es una sociedad del bienestar?

Hay momentos en la vida en los que necesitamos que la sociedad nos asista. Todos podemos caer enfermos o sufrir accidentes. Quizá necesites operarte o vayas a tener un bebé. Si te detectan una enfermedad grave, la atención médica costará mucho dinero. Si pierdes tu empleo, es posible que tu dinero no te llegue para pagar la comida y el alquiler. En Suecia hemos construido una sociedad que te ayudará si lo necesitas.

En Suecia, el Estado asume una gran responsabilidad respecto a la población. Debes poder tener una renta básica y vivir dignamente aunque estés desempleado, enfermo o no ganes suficiente dinero. A los países que han optado por costear dichas prestaciones mediante impuestos se les llama estados del bienestar.

En una sociedad del bienestar, se debe ayudar a todas las personas. Esto lo podemos hacer de distintas maneras. Una de ellas es pagar juntos las cosas que todos necesitamos. Por eso pagamos impuestos. Todos los residentes en el país deben pagar impuestos al Estado. También las empresas pagan impuestos y tasas al Estado. Comparada con otros muchos países, Suecia tiene unos impuestos altos, puesto que hemos optado por que el Estado financie la educación, la asistencia médica y multitud de otras cosas.

Seguridad social

La seguridad social constituye un elemento fundamental del estado de bienestar sueco. Se trata de subsidios y subvenciones que proporcionan cobertura económica a familias y niños, personas con discapacidad, ancianos y en caso de enfermedad o lesiones laborales. Casi todas las personas que residen o trabajan en Suecia pueden beneficiarse de la seguridad social. 

Existen distintos tipos de coberturas sociales. A continuación se presentan algunos ejemplos de seguridad social:

  • Si te pones enfermo y esto te impide trabajar, podrás obtener una prestación por enfermedad. 
  • Si necesitas quedarte en casa para cuidar de tus hijos pequeños, puedes beneficiarte de un subsidio parental. 
  • Cuando llegas a una edad en la que ya no eres capaz de trabajar, puedes cobrar una pensión. 

La Agencia Sueca de Seguro Social y la Agencia Nacional de Pensiones son las responsables de la seguridad social. La Agencia Sueca de Seguro Social es la encargada de aprobar y pagar prestaciones a familias con hijos, enfermos y personas con discapacidad. La Agencia Nacional de Pensiones abona las pensiones y las ayudas económicas a las personas mayores. 

La primera vez que solicites una subvención, la Agencia Sueca de Seguro Social realizará un examen para determinar si tienes derecho a ella.

Por ejemplo: Sarah recibió ayuda económica al lesionarse la espalda

Sarah trabaja como auxiliar de enfermería en una residencia de ancianos. Se trata de una labor en ocasiones físicamente dura, por lo que Sarah suele sufrir dolores en la espalda. Los problemas se han ido agravando y al final ya no es capaz de trabajar en la misma medida que antes. Le duele demasiado. Sarah va al médico, que quiere firmarle una baja por enfermedad. Esto significa que estaría un tiempo sin ir al trabajo para descansar. Sin embargo, eso le haría perder parte de su sueldo. Sarah contacta entonces con la Agencia Sueca de Seguro Social con el fin de obtener ayuda. Dicho organismo aprueba su baja por enfermedad y le concede una compensación por los días en que debe ausentarse. 

A continuación se mencionan varios ejemplos de subvenciones y ayudas económicas que puedes solicitar a la Agencia Sueca de Seguro Social:

  • Subsidio de vivienda

    Si tienes bajos ingresos y estás empadronado en Suecia puede corresponderte una ayuda para pagar el alquiler de la Agencia Sueca de Seguro Social. A esto se le llama subvención a la vivienda (bostadsbidrag). Las personas con hijos pueden solicitar subvención a la vivienda. El derecho a percibir esta prestación y su cuantía dependerá del número de integrantes de la familia. También viene determinada por el importe del alquiler y los ingresos que se tengan. Si tienes entre 18 y 28 años también puede corresponderte una subvención a la vivienda.

    Es importante que informes a la Agencia Sueca de Seguro Social sobre los eventuales cambios, por ejemplo, si has conseguido un nuevo trabajo, te han aumentado el sueldo o te has mudado con otra persona. De lo contrario, existe la posibilidad de que tengas que devolver dinero.

  • Subvenciones y ayudas a madres y padres

    Existen subvenciones para las personas que ya son o están a punto de ser madres o padres.

    • Tienes derecho a percibir una prestación por embarazo si estás encinta y tienes un trabajo pesado y que no te permite realizar otras tareas.
    • Si has tenido un hijo, te corresponde un subsidio parental, tanto ordinario como temporal.

    El subsidio parental ordinario es una prestación que se te concede para que puedas cuidar de tu hijo en casa en lugar de ir a trabajar, buscar empleo o estudiar.

    • Puedes percibir un subsidio parental temporal cuando te ausentas de tu trabajo para atender a un hijo enfermo. Es lo que se llama baja por cuidado de hijos enfermos (VAB en su acrónimo sueco).
    • Además, a todos los progenitores les corresponde una prestación familiar por hijo a cargo (barnbidrag). Si tienes más de un hijo, se incrementará dicha prestación. Es lo que se llama suplemento por familia numerosa (flerbarnstillägg). En caso de compartir la custodia de los hijos con el otro progenitor, ambos se repartirán la prestación familiar por hijo a cargo.
    • Si tu hijo tiene una discapacidad le pueden corresponder distintos subsidios. Si tienes hijos con discapacidad puedes solicitar a la Agencia Sueca de Seguro Social un subsidio asistencial (omvårdnadsbidrag) y una compensación por costes suplementarios (merkostnadsersättning).
  • Prestación por enfermedad

    Tendrás derecho a una compensación si te pones enfermo y ello te impide trabajar, buscar empleo o cuidar de tus hijos. Es lo que se denomina prestación por enfermedad (sjukpenning). La prestación por enfermedad es una compensación por el dinero que hubieras percibido en caso de, por ejemplo, trabajar, buscar empleo o cuidar de tus hijos. Si deseas acceder a una prestación por enfermedad debes notificar tu enfermedad y solicitar dicho beneficio a la Agencia Sueca de Seguro Social. Si eres estudiante y percibes ayuda estudiantil puedes solicitar a la Agencia Sueca de Seguro Social que mantenga dicha ayuda durante tu período de enfermedad.

    Las reglas aplicables a la prestación por enfermedad son distintas dependiendo de si estás desempleado, contratado, eres trabajador por cuenta propia, estás de baja parental o estudias.

    Al solicitar una prestación por enfermedad debes presentar un certificado médico donde figuren los motivos por los que no puedes trabajar, buscar empleo o cuidar de tus hijos. Es habitual que el médico mande a la Agencia Sueca de Seguro Social tu certificado médico por vía electrónica tras la cita. Siempre podrás preguntar a tu médico sobre la forma de realizar este trámite.

  • Pensión de jubilación

    La pensión es el dinero que recibes al jubilarte cuando te haces mayor. Todas las personas que trabajan y residen en Suecia tienen derecho a una pensión. El importe de la pensión varía según el caso. Vendrá determinada, entre otros, por la cuantía de tu salario y los años que trabajes. Tu pensión aumentará por cada año que te desempeñes laboralmente.

    La Agencia Nacional de Pensiones es un organismo estatal. Se encarga de que todos reciban una pensión adecuada. Existen distintos tipos de pensiones. La Agencia Nacional de Pensiones te puede abonar pensión por ingresos, pensión por primas y pensión mínima garantizada.

  • Ayuda económica si tienes una discapacidad

    Si tienes una discapacidad podrás beneficiarte de apoyo económico de la Agencia Sueca de Seguro Social. Podrás percibir una suma si, por ejemplo:

    • necesitas de asistencia personal para manejarte en el día a día
    • no puedes trabajar
    • precisas de recursos técnicos para trabajar
    • deseas prolongar tu escolarización
    • necesitas un vehículo adaptado

Prestaciones si eres solicitante de empleo

También existen distintos tipos de prestaciones a las que puedes acceder si estás buscando trabajo.

Subsidio de establecimiento

Puedes cobrar un subsidio de establecimiento si participas en el programa de establecimiento. Una vez inscrito en el programa de establecimiento, puedes solicitar a la Agencia Sueca de Seguro Social un subsidio de establecimiento. La forma más sencillo de hacerlo es a través del sitio web de la Agencia Sueca de Seguro Social.

Ayuda por actividad y subsidio de desarrollo

Si estás desempleado y participas en uno de los programas de Arbetsförmedlingen puedes percibir una suma de la Agencia Sueca de Seguro Social. A esto se le llama ayuda por actividad (aktivitetsstöd). Es Arbetsförmedlingen la que determina tu admisión en un programa de este tipo. 

Caja sindical de desempleo

La caja sindical de desempleo suele abreviarse en sueco con el término a-kassa. Si eres miembro de una caja sindical de desempleo, podrás percibir como desempleado una suma durante el período en que buscas trabajo. Existen varias cajas sindicales de desempleo de las que puedes ser miembro. Algunas de estas cajas sindicales se especializan en una profesión en particular. Puedes unirte a otras cajas sindicales con independencia de tu ocupación. Para formar parte de una caja sindical de desempleo tienes que haber trabajado en Suecia. Para recibir pagos de la caja sindical de desempleo debes cumplir ciertas condiciones. Además, has de cumplir determinados requisitos durante todo el tiempo en que solicites subsidio de desempleo.

¿Cómo se solicitan subvenciones y ayudas de la Agencia Sueca de Seguro Social?

Hay distintos tipos de subvenciones de la Agencia Sueca de Seguro Social a las que puedes acceder. Algunas de las subvenciones son de carácter general y tienen una misma cuantía para todo el mundo (por ejemplo, la prestación familiar por hijo a cargo).

Otras subvenciones deberás solicitarlas expresamente. La Agencia Sueca de Seguro Social evaluará entonces si cumples los requisitos para percibir dicho subsidio.

Puedes solicitar subvenciones en el sitio web de la Agencia Sueca de Seguro Social. Para presentar solicitudes en el sitio web necesitas un certificado digital (e-legitimation). Si no cuentas con certificado digital hay disponibles formularios impresos. En algunos casos tendrás que llamar por teléfono a la Agencia Sueca de Seguro Social para encargar un formulario en papel. En otros casos podrás imprimir tú mismo el formulario desde el sitio web.

Si necesitas ayuda con tu solicitud puedes visitar una oficina de atención. Su personal te ayudará en todo lo relacionado con la Agencia Sueca de Seguro Social y otros organismos.

Si te cuesta entender el sueco, puedes solicitar un intérprete en tu contacto con la Agencia Sueca de Seguro Social y demás organismos.

Hay muchos factores que pueden influir sobre tu derecho de compensación. Por tanto, si tus ingresos o situación habitacional se modifican, deberás comunicárselo a la Agencia Sueca de Seguro Social. Puede tratarse, por ejemplo, del dinero que percibes o el alquiler que pagas, una persona que se mude a tu hogar o si te casas. Es importante que la Agencia Sueca de Seguro Social pueda proporcionarte el subsidio correcto. Si cobras dinero que no te corresponde, tendrás que devolvérselo a la Agencia Sueca de Seguro Social.

Si no estás satisfecho con la resolución de la Agencia Sueca de Seguro Social

Si te sientes descontento con la decisión adoptada por la Agencia Sueca de Seguro Social, podrás solicitar a este organismo que la reconsidere. En ese caso, la Agencia Sueca de Seguro Social tomará nota de tus comentarios y revisará tu caso. Si se ha aportado nueva documentación, la Agencia Sueca de Seguro Social la examinará junto con todo lo anterior asociado al caso.

Si no quedas satisfecho con la resolución revisada de la Agencia Sueca de Seguro Social, puedes recurrir esta ante el juzgado administrativo de primera instancia (förvaltningsrätten).

En el sitio web de la Agencia Sueca de Seguro Social hallarás información sobre la manera de solicitar la revisión de una resolución y los recursos ante el juzgado administrativo de primera instancia.

Cómo funciona su municipio

Los municipios gestionan gran parte de los servicios disponibles en tu localidad. Es el municipio el que se asegura de que haya agua cuando abres el grifo de tu casa y escuelas para los niños. El municipio también se encarga de asistir a ancianos y enfermos cuando estos no son capaces de manejarse por sí mismos en el día a día.

Todos los habitantes de Suecia residen en un municipio. Los municipios suecos deciden por sí mismos los impuestos que deben pagarles sus residentes y a lo que se va a destinar ese dinero. Es lo que se denomina autogobierno municipal.

Aquí podrás obtener más información sobre algunas de las áreas de responsabilidad de los municipios:

  • El cuidado infantil

    Cuidado infantil es un término que abarca todas las actividades pedagógicas para niños pequeños. Dentro del concepto cuidado infantil encontramos centros preescolares, guarderías de domicilio, y centros extraescolares.

    Las personas que estudian, trabajan o están buscando trabajo tienen el derecho de dejar sus hijos en un centro preescolar en su área. Los centros acogen a niños de uno a cinco años.

  • La Escuela Primaria

    Todos los municipios cuentan con escuelas municipales de enseñanza básica para niños de entre 6 y 16 años. También puede haber centros de enseñanza independientes y completamente privados. Si asistes a una escuela privada deberás pagar una cuota. Las escuelas municipales e independientes se financian mediante impuestos.

  • Cuidado de ancianos

    Las personas mayores muchas veces necesitan ayuda para hacer las cosas prácticas del día a día. La ley sueca estipula que los ancianos tienen derecho a recibir asistencia y ayuda de la sociedad.

    Muchas personas ancianas prefieren vivir en su casa. El municipio puede prestarles asistencia y atención para que tengan la posibilidad de permanecer en su hogar. Es lo que se llama asistencia domiciliaria (hemtjänst). Debes solicitar la asistencia domiciliaria a tu administración municipal. La cuota de asistencia domiciliaria variará según tu municipio de residencia. También se pueden obtener dispositivos de asistencia y otras cosas que facilitan la vida en casa. Puede tratarse, por ejemplo, de un andador, una cabina de ducha más amplia o unos umbrales más bajos.

    Si no es factible seguir viviendo en casa, una persona mayor puede mudarse a una residencia geriátrica. Hay residencias geriátricas municipales de distintos tipos donde los ancianos pueden vivir en un piso propio dentro de la residencia. Estas residencias tienen personal que puede asistir a los ancianos con tratamiento y servicios como comidas y limpieza.

Servicios sociales y oficina de asuntos sociales

Todos los municipios cuentan con servicios sociales, que velan por que todo el mundo reciba el apoyo y la protección que necesita. Puede tratarse de cuidados, asistencia médica o servicios, información, ayuda económica u otra clase de apoyo.

Los servicios sociales se esfuerzan por ofrecer distintos tipos de ayuda y apoyo a todos los residentes en Suecia, incluidos menores y familias.

Por ejemplo, a aquellas familias que no cuentan con ingresos suficientes. O a personas sin hogar, con problemas de adicciones o víctimas de amenazas y violencia. Los servicios sociales pueden ofrecer asistencia en forma de charlas, cursos para madres y padres o personas de contacto para jóvenes o toda la familia. Una persona de contacto es como un nuevo amigo o un familiar con el que puedes conversar o inventar cosas divertidas que hacer.

Si alguien avisa a los servicios sociales de que un niño tiene problemas en casa, estos deberán investigar su situación.

En las oficinas de los servicios sociales podrá obtener:

  • Asesoramiento y ayuda a jóvenes y familias con hijos.
  • Asesoramiento y ayuda si tiene problemas de adicción a drogas.
  • Asesoramiento y ayuda en relación a trabajo y estudios.
  • Ayuda económica.
  • Asesoramiento y ayuda si eres víctima de actos violentos.
  • Ayuda a personas mayores (por ejemplo, asistencia domiciliaria).
  • Ayuda para solicitudes relacionadas con la LSS.

Asesoramiento y ayuda si eres víctima de actos violentos

La administración municipal es la responsable de ofrecer protección a las personas víctimas de la violencia, por ejemplo, facilitándoles una casa de acogida. Los servicios sociales tienen la obligación de prestar apoyo y asistencia a los niños, mujeres y hombres que sufren violencia en las relaciones cercanas o violencia y opresión por motivo de honor.

El municipio adapta la ayuda prestada a las necesidades de cada individuo. Te pueden asistir con asesoramiento, terapia de crisis, alojamiento protegido, charlas de apoyo, ayuda financiera, apoyo durante un proceso legal, en el contacto con la administración pública o en tu papel de progenitor.

Ley de Apoyo y Atención a Discapacidades Específicas (LSS)

La LSS es una ley. Su nombre es un acrónimo de Ley de Apoyo y Atención a Discapacidades Específicas.

Esta ley establece que si tienes una discapacidad amplia puedes solicitar apoyo para disfrutar de una vida lo más cómoda e independiente posible. Este derecho a una vida cómoda e independiente comprende, por ejemplo, que tengas oportunidad de trabajar, de estudiar o de desarrollar otra ocupación enriquecedora.

¿Quiénes pueden presentar solicitudes relacionadas con la LSS?

  • Las personas con discapacidades intelectuales, autismo o cuadros similares al autismo.
  • Adultos que hayan sufrido daños cerebrales graves tras un accidente o enfermedad.
  • Personas con otras discapacidades considerables y que necesiten mucho apoyo en su día a día y para llevar una vida satisfactoria. Personas a los que no se les ha reconocido una discapacidad por su avanzada edad. 

Por lo general, la administración municipal es la encargada de garantizar el cumplimiento de la LSS. El municipio debe efectuar un seguimiento de las personas que pueden acceder a las actuaciones de apoyo, examinar las necesidades de apoyo y servicios y ofrecer estos en la medida necesaria.

La LSS contempla diversos tipos de ayuda para proporcionar apoyo y servicios. Podrás obtener apoyo, por ejemplo, con lo siguiente:

  • Asesoramiento y otros tipos de apoyo individual.
  • Asistencia personal o apoyo financiero asociados a dicha asistencia. 
  • Servicio de acompañante.
  • Persona de contacto.

Este apoyo te lo puede prestar tu municipio o región, o bien la Agencia Sueca de Seguro Social. Comunícate con tu administración municipal para información y orientación en relación con la ley LSS.

Ayuda económica

La ayuda económica es un apoyo que se puede solicitar a los servicios sociales de su municipio si tiene problema para su  manutención. Puede recibir ayuda económica para su sustento, se llama subsidio de subsistencia.  También se puede recibir ayuda económica para otros gastos necesarios además de la manutención, como por ejemplo, los gastos de la atención infantil, la atención médica, los  medicamentos y la asistencia odontológica.

Si tus ingresos o situación habitacional cambian, es importante que se lo comuniques a los servicios sociales; por ejemplo, si comienzas en un nuevo trabajo o aumentan tus ingresos. Si se te olvida informar a los servicios sociales al respecto te arriesgas a recibir demasiadas subvenciones. En ese caso, es posible que tengas que devolver dinero.

Transporte para personas con movilidad reducida

Si te resulta difícil viajar por tu cuenta o en transporte público (autobuses, trenes, metro o tranvía) podrás beneficiarte de transporte para personas con movilidad reducida (färdtjänst). Esto te permitirá desplazarte en taxi o minibús. Contacta con tu administración municipal para informarte sobre la forma de solicitar transporte para personas con movilidad reducida.