Derechos y obligaciones en la relación con el sistema de salud

Última actualización: 23 9 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

Este texto aborda los derechos y obligaciones en la relación con el sistema de salud. Puede resultarte útil conocer tus derechos como paciente en tu contacto con el sistema de salud. También se te informa de tus distintos derechos al relacionarte con el sistema sanitario. Conocerás más detalles sobre la garantía sanitaria, la garantía de coste máximo y las bajas por enfermedad. Se habla igualmente de la Ley de Protección contra Enfermedades Infecciosas de Suecia y de tus obligaciones si tienes una enfermedad contagiosa grave.

Un médico conversando con un paciente en una clínica.
  • Derecho a la salud y a atención sanitaria

    Todos tenemos derecho a disfrutar de la mejor salud física y mental posible. El derecho a la salud es importante para poder hacer realidad otros derechos, como trabajar o asistir a la escuela. Además, los demás derechos influyen también sobre el derecho a la salud. Por ejemplo, no tener una vivienda o un empleo repercute sobre tu estado de salud.

    Todos tenemos derecho también a atención médica. Aquellos con una necesidad urgente de asistencia deben ser atendidos de forma prioritaria. Los profesionales sanitarios deben respetar la dignidad de todas las personas. Tienes derecho a ser tratado de un modo profesional y respetuoso por el personal sanitario. Esto es aplicable sin importar tu sexo, identidad de género, origen étnico, idioma, sexualidad, religión o nivel educativo. Sin embargo, no tienes derecho a exigir que te atienda personal específico de un sexo, origen étnico, religión u otro factor similar.

Derechos en la relación con el sistema de salud

  • Como paciente tienes derecho a ser tratado de una forma profesional. Debes disponer siempre de la posibilidad de relatar tú mismo tus problemas. Tú eres quien conoces tu cuerpo mejor.
  • Tienes derecho a ser atendido en un plazo razonable. Es lo que se denomina garantía sanitaria.
  • Tienes derecho a participar en la asistencia que recibes. El personal debe, en la medida de lo posible, diseñar y aplicar la atención en colaboración contigo, en función de tus deseos y necesidades médicas.
  • Los niños tienen derecho a participar en la asistencia y tratamiento que reciben. El personal sanitario debe preguntar al niño lo que piensa y adaptar en consecuencia el examen o tratamiento tanto como le sea posible. El menor, por ejemplo, debe poder interrumpir un examen o tratamiento para hacer un descanso o realizar un nuevo intento en otra ocasión. También, en el caso de que haya varias alternativas equivalentes, ha de poder participar en la decisión sobre cómo deben tomarse los medicamentos o realizar un reconocimiento.
  • Todas las mujeres y personas embarazadas tienen derecho a atención de maternidad gratuita. En los servicios de salud materna trabajan matronas. Estas proporcionan asistencia de salud y controles durante el embarazo.
  • Tienes derecho a acceder a tu historial médico. El historial médico es el registro donde el personal sanitario escribe todo lo relacionado con tus dolencias y la atención prestada. Inicia sesión en el sitio web 1177 Vårdguiden para consultar tu historial médico.
  • El personal sanitario está sujeto a secreto profesional. Secreto profesional significa que ningún profesional sanitario puede revelar información sobre tu persona sin que tú lo hayas aprobado previamente. Sin embargo, se aplican excepciones. Por ejemplo, la policía, la Agencia Sueca de Seguro Social o los servicios sociales pueden obtener información sobre ti sin que tú lo hayas autorizado.
  • Puedes tener derecho a un intérprete. Si antes de tu visita indicas que necesitas un intérprete, los servicios de salud podrán facilitarte uno en la mayoría de los casos. El intérprete también está sujeto a secreto profesional. Los niños y los parientes no deben ejercer de intérpretes.
  • Tienes derecho a solicitar atención médica en cualquier centro de salud del país. También tienes derecho a cambiar de centro de salud. Asimismo, puedes solicitar atención especializada en una región distinta a la tuya.
  • Tienes derecho a obtener asesoramiento gratuito sobre aborto y métodos anticonceptivos.
  • Tienes derecho a presentar una queja sobre la atención recibida si no te sientes satisfecho o si alguien te ha tratado mal. Habla en primer lugar con el personal del consultorio o departamento que hayas visitado. También puedes comunicarte con el comité de apoyo al paciente (patientnämnd) de tu región para que te asistan con tu queja.
  • En caso de necesitarlo, tienes derecho a obtener dispositivos de asistencia (por ejemplo, una silla de ruedas o un audífono). La suma que debes pagar para beneficiarte de un dispositivo de asistencia varía según el municipio o región. En ocasiones es completamente gratis y otras tendrás que abonar una cuota. Contacta con tu centro de salud si deseas más detalles en relación con los dispositivos de asistencia.
  • También puedes tener derecho a percibir una suma para desplazarte, por ejemplo, a un hospital, centro de salud o clínica dental. Se aplican reglas sobre los viajes que te pueden subvencionar.
  • Preguntas para la reflexión

    ¿Qué significa que el personal del hospital y el intérprete están sujetos a secreto profesional? ¿Por qué es importante?

    ¿Por qué es importante que sea gratuito el asesoramiento en relación con el aborto y los métodos anticonceptivos?

Más información en 1177 Vårdguiden acerca de lo siguiente:

No puedes plantear requisitos discriminatorios

Es importante que como paciente o allegado muestres respeto por el personal sanitario. Tu estado médico es lo que determina qué profesionales de la salud van a tratarte. No tienes derecho a exigir que te atienda personal específico de un sexo, origen étnico, religión u otro factor similar. Rechazar el tratamiento por parte de un tipo de personal en concreto implica rechazar también la asistencia que se te ofrece. No obstante, seguirás teniendo derecho a solicitar atención de otro prestatario de servicios médicos.

Garantía sanitaria y garantía de coste máximo

Garantía asistencial

En Suecia la gente en ocasiones debe esperar bastante tiempo para ser atendida. Por eso existe la garantía asistencial, recogida en la Ley de Asistencia Sanitaria, que significa que tiene derecho a ser atendido en un plazo fijo.

Atención primaria - Si está intentando contactar con la atención primaria, lo debe conseguir el mismo día. El contacto puede resultar en una cita para el centro de salud o en una consulta telefónica con alguien. Si el personal de la atención primaria, por ejemplo una enfermera, piensa que usted debe ser atendido por un médico, no tendrá que esperar más de siete días.

Debes poder obtener una evaluación médica por parte de un profesional de la salud autorizado (por ejemplo, un enfermero o un médico) en el plazo de tres días.

Consulta de especialista - Si le dan una remisión para un especialista el tiempo de espera no debe superar los 90 días. Lo mismo vale si ha buscado atención médica de un especialista sin haber sido remitido por otro médico.

Tratamiento - Si su médico le prescribe un tratamiento, por ejemplo una cirugía, el tiempo de espera no debe superar los 90 días.

Si enfermas de gravedad no tendrás que esperar. Un paciente gravemente enfermo debe ser atendido lo más rápido posible.

Garantía de coste máximo

Se trata de una garantía que limita el tope de dinero a abonar por la atención médica y los medicamentos.

La garantía de coste máximo (högkostnadsskydd) en atención sanitaria te evita pagar más de una suma determinada por la asistencia médica recibida durante 12 meses. Dicho período de 12 meses se iniciará en tu primera visita a un centro médico, independientemente del momento del año en que la realices. Cuando hayas pagado hasta un importe determinado podrás beneficiarte de una tarjeta de gratuidad (frikort). Esta tarjeta de gratuidad se aplicará durante el resto de esos 12 meses. En dicho período no tendrás que pagar nada por tus visitas.

La garantía de coste máximo en atención sanitaria es de: 1.150 SEK.

La garantía de coste máximo en medicamentos significa que no tendrás que pagar más de una suma determinada con muchos medicamentos durante un período de 12 meses. Dicho período de 12 meses se inicia con tu primera compra de medicamentos. Al alcanzar un importe determinado no tendrás que pagar más durante el resto de estos 12 meses.

La garantía de coste máximo en medicamentos es de: 2.400 SEK.

Todos los hijos de una familia se calculan juntos y entran en la misma garantía, tanto para la atención médica como para los medicamentos.

Los medicamentos para menores de 18 años, son gratuitos.

La Ley de Protección contra Enfermedades Contagiosas

En Suecia hay una ley llamada Ley de Protección contra Enfermedades Contagiosas. Existe para evitar que se propaguen graves enfermedades contagiosas. La ley trata de los derechos y las obligaciones que tienen quienes contraen algunas enfermedades como por ejemplo, VIH, clamidia, tuberculosis, salmonela, hepatitis contagiosa o sífilis.

Esta ley pretende impedir la difusión de graves enfermedades contagiosas y contiene una lista de enfermedades, en total alrededor de 60, que son de notificación obligatoria.

Eso quiere decir que debe ponerse en contacto con los servicios de atención sanitaria (registrarse) si sospecha que ha podido contraer una de esas enfermedades. También debe decir quién o quiénes han podido contagiarle. Algunas de las enfermedades comprendidas en la ley de protección contra las enfermedades contagiosas se transmiten por la vía sexual.

Si padece una enfermedad de este tipo, todos los exámenes, la asistencia sanitaria y los medicamentos son gratuitos. También le ayudarán a ponerse en contacto con las personas que quizás usted haya contagiado.

El Insituto Nacional de Salud Pública es un organismo que tiene información sobre la Ley de Protección contra Enfermedades Contagiosas y sobre diferentes enfermedades.

Baja por enfermedad

Tendrás derecho a una compensación si te pones enfermo y ello te impide trabajar, buscar empleo o cuidar de tus hijos. Es lo que se denomina prestación por enfermedad (sjukpenning). La prestación por enfermedad es una compensación por el dinero que hubieras percibido en caso de, por ejemplo, trabajar, buscar empleo o cuidar de tus hijos. Si deseas acceder a una prestación por enfermedad debes notificar tu enfermedad y solicitar dicho beneficio a la Agencia Sueca de Seguro Social. Si eres estudiante y percibes ayuda estudiantil puedes solicitar a la Agencia Sueca de Seguro Social que mantenga dicha ayuda durante tu período de enfermedad.

Las reglas aplicables a la prestación por enfermedad son distintas dependiendo de si estás desempleado, contratado, eres trabajador por cuenta propia, estás de baja parental o estudias.

Al solicitar una prestación por enfermedad debes presentar un certificado médico donde figuren los motivos por los que no puedes trabajar, buscar empleo o cuidar de tus hijos. Es habitual que el médico mande a la Agencia Sueca de Seguro Social tu certificado médico por vía electrónica tras la cita. Siempre podrás preguntar a tu médico sobre la forma de realizar este trámite.

Puedes solicitar una prestación por enfermedad en el sitio web de la Agencia Sueca de Seguro Social. Su sitio web te permite solicitarlo de distintas maneras. También encontrarás formularios que podrás imprimir y enviar por correo postal a la Agencia Sueca de Seguro Social.

SGI

La cuantía de tu prestación por enfermedad se basa en tu SGI (ingresos computables a efectos de prestaciones por enfermedad). Tu SGI depende del dinero que hayas ganado u obtenido como subsidio. No es necesario que solicites un SGI. La Agencia Sueca de Seguro Social se encargará de calcular y determinar tu SGI en tu solicitud de prestación por enfermedad.