¿Qué es la salud?

Última actualización: 23 9 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

Este texto trata de la salud. Incluye información sobre salud física y mental y las cosas que afectan a esta. Se te informa sobre los efectos perjudiciales del alcohol, las drogas y el tabaco, y acerca de los beneficios del sueño, el ejercicio físico y una alimentación adecuada.

También podrás leer sobre el estrés y los sucesos traumáticos y cosas que puedes hacer para mejorar tu salud.

  • Derecho a la salud y a atención sanitaria

    Todos tenemos derecho a disfrutar de la mejor salud física y mental posible. El derecho a la salud es importante para poder hacer realidad otros derechos, como trabajar o asistir a la escuela. Además, los demás derechos influyen también sobre el derecho a la salud. Por ejemplo, no tener una vivienda o un empleo repercute sobre tu estado de salud.

    Todos tenemos derecho también a atención médica. Aquellos con una necesidad urgente de asistencia deben ser atendidos de forma prioritaria. Los profesionales sanitarios deben respetar la dignidad de todas las personas. Tienes derecho a ser tratado de un modo profesional y respetuoso por el personal sanitario. Esto es aplicable sin importar tu sexo, identidad de género, origen étnico, idioma, sexualidad, religión o nivel educativo. Sin embargo, no tienes derecho a exigir que te atienda personal específico de un sexo, origen étnico, religión u otro factor similar.

Un modelo con círculos, formas y texto en representación de la salud.

En la imagen se muestra cómo tu salud se ve afectada por multitud de elementos, los llamados factores determinantes. En el centro están la edad, el sexo y los factores hereditarios. Se trata de elementos muy difíciles o imposibles de influenciar. Junto al centro se encuentran las relaciones y las redes de contacto, que son fundamentales para tu bienestar. En un punto más alejado vemos factores como los hábitos alimenticios, la actividad física y el consumo de tabaco, los cuales también son importantes y sobre los que resulta más fácil influir.

Salud física y mental

Tener buena salud implica que uno se siente bien tanto física como mentalmente. Una buena salud física significa que el cuerpo se encuentra bien. Si te alimentas con comida saludable, haces ejercicio regularmente, duermes lo suficiente y evitas el tabaco, el alcohol y las drogas, reforzarás tu sistema inmunitario y reducirás el riesgo de padecer enfermedades y dolencias.

Una buena salud mental significa que mantienes un adecuado equilibrio entre tus sentimientos positivos y negativos. También implica que te sientes satisfecho con la vida y que tu relación con familiares, amigos y otros conocidos es buena. Tu salud mental y física influyen la una sobre la otra. Si no te sientes bien mentalmente, tu cuerpo a menudo también se resentirá.

Collage con vasos de agua, una cesta con fruta, gente caminando, una persona con los ojos cerrados, otra durmiendo, otra corriendo y dos abrazándose.

¿Cómo puedes mejorar tu salud física?

Te presentamos unas recomendaciones sobre cosas que puedes hacer para mejorar tu salud física.

  • Buenos hábitos de alimentación

    Lo que come y bebe es fundamental para su salud y bienestar. Alimentarse bien y hacer ejercicio físico puede reducir el riesgo de muchas enfermedades, por ejemplo patologías cardiovasculares, diabetes, cáncer y trastornos psicológicos.

    Su organismo necesita diversas sustancias. Para proporcionárselas es importante que tenga una dieta variada. Si desayuna, come y cena en horarios fijos es más fácil comer la cantidad adecuada.

  • Consejos sobre alimentación que son buenos para la salud

    La Dirección Nacional de Alimentos es una autoridad estatal que trabaja con temas relacionados con la alimentación. Ofrece varios consejos sobre alimentación beneficiosos para la salud, por ejemplo:

    • Coma mucha fruta, verdura y bayas. Elija verduras como raíces comestibles, repollo, coliflor, brócoli, porotos y cebolla. 
    • Escoja productos integrales cuando come pan, cereales, pasta y arroz.
    • Coma pescado y mariscos dos o tres veces por semana. Varíe entre tipos más grasos y más magros y elija los que tienen sello ecológico.
    • Escoge aceites saludables a la hora de cocinar, por ejemplo, de colza o de oliva.

    La vitamina D es una vitamina importante que adquirimos a través de los alimentos y con la luz del sol. Las personas que pasan mucho tiempo en recintos cerrados, con la piel oscura o que no comen pescado pueden precisar de una aportación adicional de vitamina D, particularmente en invierno. Los menores de 2 años y mayores de 75 años también deben ingerir un suplemento de vitamina D, que puede adquirirse en farmacias. A los niños de hasta 2 años se les suministra esto gratuitamente en el centro pediátrico (BVC).

  • El ojo de cerradura

    En el supermercado hay algunos alimentos con una imagen parecida a un ojo de cerradura. Esos alimentos son sanos, y tienen menor contenido de grasa, azúcar y sal. Tienen también más fibra que otros productos similares sin ese símbolo. La Dirección Nacional de Alimentos recomienda la comida que tiene ese símbolo.

    Come menos golosinas, patatas fritas, pasteles, chocolate y otras cosas por el estilo. Si tomas en exceso te expones a engordar. El sobrepeso incrementa el riesgo de padecer enfermedades.

  • Consejos para niños

    Los niños necesitan comida sana en horarios fijos. Así podrán crecer y desarrollarse de una forma adecuada.

    Para los bebés, la leche materna (del pecho) o la fórmula de leche es la mejor alimentación. En su centro de salud infantil le pueden dar más información sobre la alimentación adecuada para los niños.

  • Ejercicio y deporte

    Nuestros cuerpos están hechos para moverse, lo cual es aplicable tanto a los adultos como a los más jóvenes. Hacer más deporte y ser menos sedentario comporta numerosos efectos positivos. Si te mantienes activo físicamente te sentirás mejor y aumentarás tus posibilidades de vivir más años. Un buen número de enfermedades y dolencias son susceptibles de mejorar con el ejercicio, ya que este puede atenuar el dolor y eleva el ánimo. Nunca es demasiado tarde para empezar a ejercitarse.

    Los niños y adolescentes deben moverse como mínimo 60 minutos al día. Los adultos también deben practicar actividad física a diario. Es aconsejable, por ejemplo, caminar a paso rápido durante media hora cinco veces a la semana. Se recomienda asimismo, por ejemplo, bailar, correr o ir al gimnasio. Al cuerpo le sientan bien los ejercicios de musculación, que se aconseja realizar dos veces a la semana. Es importante igualmente entrenar el equilibrio, en especial los mayores de 65 años.

  • El sueño

    Para sentirse bien es importante dormir bien. Un adulto suele necesitar entre seis y nueve horas de sueño al día. Los niños y los jóvenes necesitan dormir más.

    Los problemas de insomnio pueden deberse a varios factores, como el tabaco, el alcohol, los ronquidos, las enfermedades, la ansiedad o el estrés.

    Tu sueño tal vez mejore si la habitación donde duermes permanece oscura, en silencio y a una temperatura fresca. También te puede resultar más fácil dormir bien si evitas comer justo antes de acostarte. Además, acostándote y levantándote aproximadamente a la misma hora es posible que disfrutes de un mejor descanso. Los ejercicios de relajación pueden ayudarte también con tus dificultades para dormir.

    Si tus problemas de insomnio se prolongan puede ser recomendable buscar ayuda médica.

Alcohol, drogas y tabaco

Beber alcohol y consumir tabaco y drogas es perjudicial para tu cuerpo. Además, estos productos son adictivos.

En la Convención sobre los Derechos del Niño se afirma que todos los menores tienen derecho a una buena salud y a una crianza sin drogas. Los adultos tienen la responsabilidad de proteger a los niños del consumo de tabaco, alcohol y drogas, así como de una infancia en un entorno con presencia de estas sustancias.

  • Alcohol

    En Suecia, para comprar alcohol debes tener como mínimo 20 años. El alcohol se vende en Systembolaget, un establecimiento propiedad del Estado sueco. Las bebidas que solo contienen una pequeña cantidad de alcohol, como ciertos tipos de cerveza y sidra, están también a la venta en las tiendas de comestibles. Para comprar bebidas de un bajo nivel de graduación debes tener 18 años. También has de tener como mínimo 18 años para pedir alcohol en un restaurante. Está prohibido la compra de alcohol destinado al consumo de menores de 20 años.

    El consumo continuado de alcohol durante mucho tiempo puede provocar depresión, ansiedad e insomnio. Si bebe mucho alcohol corre el riesgo de desarrollar una dependencia, además de padecer enfermedades o lesiones.

  • Drogas

    En Suecia están prohibidas todas las drogas. Es ilegal la venta, compra y tenencia de drogas para consumo propio. Los delitos relacionados con estupefacientes implican severas penas, a menudo de prisión.

    Si usted consume drogas es generalmente difícil dejar de hacerlo sin ayuda. La mayoría de las personas adictas a las drogas necesitan la ayuda de personal de la asistencia sanitaria para poder dejarlas.

    La droga más habitual en Suecia es el cannabis (también conocido como hachís o marihuana). Puede encontrarse igualmente, por ejemplo, cocaína, éxtasis, anfetaminas y heroína. El qat es considerado también una droga.

  • Tabaco y otros productos con nicotina

    Cigarrillos

    Fumar puede causar numerosas enfermedades y ocasionar una muerte prematura. El cáncer, las úlceras y las enfermedades pulmonares y cardiovasculares son algunas de las patologías que puedes contraer por culpa del tabaco. Si compartes habitación con un fumador inhalarás también humo. Es lo que se denomina tabaquismo pasivo, que puede provocarte las mismas enfermedades que fumando tú mismo.

    Debes tener al menos 18 años para comprar cigarrillos, snus y otros productos con contenido de nicotina.

    Pipa de agua

    Al igual que el de los cigarrillos, el humo que emanan las pipas de agua (o narguiles) contiene sustancias tóxicas. El humo de las pipas de agua es adictivo y puede ocasionar cáncer y enfermedades pulmonares. La dulzura del tabaco empleado en las pipas de agua hace que muchos lo crean menos dañino, lo cual no es cierto.

    «Snus»

    El «snus» es una forma de tabaco que se pone en el interior del labio superior, que puede provocar enfermedades y daños en la boca, además de cáncer.

    Cigarrillos electrónicos

    Los cigarrillos electrónicos se componen de una boquilla, una pila, un vaporizador y una solución conocida como líquido de vapeo. Ofrece una forma de consumir nicotina sin fumar tabaco. Los cigarrillos electrónicos contienen diversas sustancias que pueden dañar tu salud, entre ellas, nicotina.

    El uso de estos dispositivos puede afectar las vías respiratorias, deteriorar la salud bucal e incrementar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Puedes recibir ayuda

Hay ayuda disponible si eres adicto al alcohol o consumes drogas. También los familiares de personas adictas al alcohol o que consumen drogas pueden obtener ayuda. Podrá asistirte el sistema sanitario o los servicios sociales. Diversas ONG y la Iglesia de Suecia prestan también ayuda en este ámbito. Además, tienes la opción de llamar al 1177 para acceder a asesoramiento médico.

Si quieres dejar de fumar o de usar snus puedes ponerte en contacto con tu centro de salud. También puedes tratar de dejar el tabaco usando parches de nicotina y otros productos que tienes la posibilidad de adquirir por tu cuenta en farmacias y algunos supermercados. Es aconsejable que hables primero con tu médico.

Estrés e incidentes traumáticos

Estrés

Mudarse a un nuevo país supone un gran cambio. Quizá te has visto obligado a huir de tu país de origen. Es normal que sientas ansiedad, tristeza o estrés.

Sin embargo, no todo el estrés es negativo. También puede ser positivo. El estrés puede aportarte fuerza adicional para afrontar situaciones difíciles. Ahora bien, soportar un alto nivel de estrés durante un largo período puede ser nocivo para tu salud. Si te sientes estresado, conviene entender el porqué, lo que te permitirá tratar de cambiar tu situación.

Demasiado estrés puede provocarte problemas de insomnio y tristeza. También puede afectar tu concentración, empeorar tu capacidad de memoria y causar trastornos estomacales o dolor de cabeza y en otras partes del cuerpo. Mucho estrés durante un tiempo prolongado puede derivar en una depresión.

Acontecimientos traumáticos

Si has sufrido o presenciado sucesos terribles como accidentes, guerras o violencia sexual o física es posible que padezcas pesadillas, tengas dificultades para concentrarte y te muestres irritable. Es lo que se denomina trastorno por estrés postraumático (TEPT). Es común que las personas que sufren TEPT revivan recuerdos intensos de lo sucedido, los llamados flashbacks, como si la estremecedora situación vivida se produjera de nuevo. Con un tratamiento adecuado se pueden recuperar muchos de los afectados por un trastorno por estrés postraumático. Contacta con un centro de salud si has vivido acontecimientos desagradables y no te sientes bien.

Afrontar recuerdos difíciles

Los recuerdos duros de, por ejemplo, una guerra o la huida de un lugar, pueden afectar a tu salud. Te puede costar concentrarte y dormir. Resulta angustioso y es posible que repercuta sobre tu día a día. Aunque esto quizá sea algo difícil de cambiar, hay cosas que puedes hacer:

  • Trata de relacionarte con otras personas.
  • Intenta organizarte con un horario para levantarte, desayunar, almorzar y cenar todos los días a la misma hora.
  • Evita ver películas y vídeos sobre guerras y de temática violenta.
  • Evitar ver con demasiada frecuencia noticias de tu país de origen, en particular por las noches.
  • No utilices la computadora ni el televisor antes de acostarte. ya que te puede dificultar conciliar el sueño.
  • Habla de tus pensamientos con un profesional habituado a escuchar, como un asesor o un psicólogo. No te ayudará de inmediato, pero si quizá trascurrido un tiempo. Tampoco te hará olvidar, pero esas ideas no ocuparán tanto tu cabeza.

¿Cómo puedes mejorar tu salud mental?

Hay muchas cosas que puedes hacer para sentirte mejor. Es importante dormir y comer bien y realizar ejercicio físico todos los días.

A veces podrás sentirte mal y no necesitar asistencia, pero has de buscar ayuda si tu estado persiste y te cuesta afrontar el día a día. Si sientes que no tienes ganas de vivir, también debes solicitar ayuda.

  • Haz cosas que te hagan sentir bien

    Cuando uno no se encuentra bien todo puede parecer aburrido y carente de sentido. Aunque te resulte difícil, es recomendable hacer cosas y encontrarte con gente. Practica actividades que en el pasado te gustaran y te hicieran sentir bien.

  • Regálate sueño y descanso suficientes

    Gestionarás mejor el estrés y la ansiedad si duermes bien. Trata de mantenerte despierto y activo por el día y de dormir por la noche. No olvides relajarte un rato antes de ir a acostarte. En la cama esfuérzate por no pensar en aquello que te preocupa.

  • Cuida de tu cuerpo

    Tu estado físico influye sobre tu bienestar mental. Es importante comer alimentos saludables y ejercitarse con frecuencia. Al aumentar el pulso por causa de una actividad física se generan sustancias en tu cuerpo que te calmarán y te harán sentir mejor. A ser posible, practica deporte al aire libre y con la luz del día. Estar fuera bajo la luz diurna hará que te sientas bien. Los hábitos y las rutinas pueden ayudarte a lidiar mejor con el estrés y el abatimiento.

  • Significado y contexto

    Cuando te sientes mal no es extraño que evites a otras personas. Puede resultar complicado relacionarte con los demás si no estás bien. Todos a veces queremos estar solos, pero no es conveniente hacerlo demasiado tiempo porque no recibirás el apoyo y la alegría que otras personas pueden proporcionarte. El sentimiento de unión con familiares y amigos y de pertenencia a asociaciones o grupos en internet pueden ayudarte y dar sentido a tu vida.

Solicitar ayuda

Si ves que te sientes mal a nivel mental, contacta con tu centro de salud, que podrá facilitarte asesoramiento, apoyo y terapia y, en caso necesario, también fármacos.

Si tú u otra persona no quieren vivir más, se trata de algo serio. Se necesita ayuda. Existen consultas de urgencias psiquiátricas, tanto de adultos como de niños y jóvenes (BUP), que atienden por lo general las 24 horas del día, igual que las urgencias ordinarias.

  • Preguntas para la reflexión

    ¿Se te ocurren ejemplos en los que el estrés sea beneficioso?

    ¿Se te ocurren ejemplos en los que el estrés sea perjudicial para la salud?

    ¿Se te ocurren ejemplos en los que los servicios sanitarios han atendido a alguna persona?

    ¿Se te ocurren ejemplos en los que alguien ha necesitado ayuda pero no la ha recibido?