Derechos de las personas LGBTQI

Última actualización: 16 8 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

Este texto trata de la orientación sexual y los derechos LGBTQI. En Suecia tienes derecho a amar y a estar con la persona que quieras. Puedes casarte con una persona del mismo sexo que tú o con alguien de un sexo distinto. Existen leyes que protegen tu derecho a amar a quien desees.

Collage con un grupo de personas LGBTQI.

Conocerás, entre otras cosas, lo que significa LGBTQI. También se incluye información sobre la discriminación de personas LGBTQI y la situación en Suecia al respecto.

¿Qué significa LGBTQI?

LGBTQI es la abreviatura de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero, queer e intersexuales. Un popular símbolo entre las personas LGBTQI es la bandera del arcoíris, que representa el orgullo, la diversidad, la tolerancia y el respeto por los demás seres humanos. También es empleada por muchos en apoyo del colectivo LGBTQI. ¿Te suena esta bandera?

La orientación sexual hace referencia al sexo o sexos por los que te sientes atraído o te enamoras. Una persona gay o lesbiana se siente atraída y se enamora de personas del mismo sexo. Una persona bisexual se siente atraída y se enamora tanto de hombres como de mujeres. Una persona heterosexual se siente atraída y se enamora de personas del sexo opuesto.

Además, todas las personas tienen una identidad de género, la cual puede expresarse de diferentes maneras. Una persona transgénero es aquella que se siente o desea expresarse como un género distinto al asignado de nacimiento. Además, algunas personas transgénero quieren cambiar su cuerpo o su sexo oficial. Por ejemplo, una persona a la que se asignó el sexo femenino al nacer y no se identifica con este, puede aspirar a tener un cuerpo masculino.

Tú mismo decides si quieres denominarte gay, lesbiana, bisexual, heterosexual u otra cosa. Algunas personas que se niegan a definir su sexo o sexualidad se llaman a sí mismas queer.

Una persona intersexual es aquella con características físicas que impiden determinar con facilidad su sexo según las normas de género de la sociedad. Dichas normas imponen percepciones predeterminadas acerca de las características que debe poseer un cuerpo femenino o masculino.

Bandera LGBTQI ondeando al viento en un asta.

Foto: Ida Edgren

El ámbito LGBTQI a nivel internacional

La ONU rechaza la discriminación de las personas por motivo de su orientación sexual o identidad de género. En la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se establece que todas las personas son iguales en dignidad y derechos.

También la Unión Europea ha decidido que nadie debe ser discriminado. Su Carta de los Derechos Fundamentales prohíbe la discriminación por motivos de orientación sexual, lo que significa que las personas LGBTQI no pueden recibir un peor trato que el resto de la población en hospitales, escuelas, centros de trabajo o cualquier otro ámbito de la sociedad.

Discriminación contra personas LGBTQI

Las personas LGBTQI sufren en todo el mundo una amplia discriminación, hostigamiento y abusos. También en Suecia este colectivo está más expuesto al acoso, las amenazas y la violencia que el resto de la sociedad. Dicha violencia y discriminación pueden manifestarse de distintas formas. Por ejemplo, cuando un muchacho sufre una agresión por tener una relación amorosa con otro varón, o si a una persona transgénero se le niega un puesto de trabajo por causa de su identidad de género.

En muchos países la homosexualidad está prohibida, llegándose a castigar en algunos de ellos con la muerte. Este no es el caso de Suecia, donde se prohíbe la discriminación de sus ciudadanos por motivo de orientación sexual e identidad o expresión de género. Así se dice explícitamente en la Ley contra la Discriminación de Suecia.

Mejora de la situación en Suecia

La situación de las personas LGBTQI en Suecia ha experimentado avances. Sin embargo, no hace mucho que los derechos del colectivo LGBTQI eran limitados. La homosexualidad fue considerada un delito en Suecia hasta 1944. No fue hasta 1979 que la Dirección Nacional de Sanidad y Bienestar Social (Socialstyrelsen) eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades.

Entre 1972 y 2013, el Estado sueco exigió la esterilización (es decir, su incapacitación para procrear) a las personas transgénero que aspiraban a modificar su cuerpo. Más de 600 personas fueron esterilizadas. En 2018, el Gobierno del país resolvió que las personas que habían sido esterilizadas contra su voluntad debían ser indemnizadas por el tratamiento dispensado por el Estado.

En 2003 se concedió a las parejas homosexuales el derecho a adoptar hijos. Desde 2009, los homosexuales pueden casarse en la Iglesia de Suecia.

Aunque la legislación y las actitudes han evolucionado para bien, muchas personas LGBTQI siguen padeciendo discriminación, por lo que la lucha por sus derechos continúa. En Suecia se celebran cada año desfiles del Orgullo, de ellos, el más concurrido es el de Estocolmo. Se trata de una fiesta que conmemora la lucha por la libertad, la igualdad y el derecho de todos a amar a quien quieran, y, al mismo tiempo, una manifestación para llamar la atención sobre la discriminación de las personas LGBTQI.

RFSL es una asociación que promueve los derechos del colectivo LGBTQI en la sociedad. Está presente en numerosas localidades de Suecia y cuenta además con proyectos para inmigrantes recientes.