Derechos de las minorías nacionales y pueblos originarios

Última actualización: 16 8 2021

Acerca de Suecia - un material de educación cívica.

En este texto se abordan las minorías nacionales y los pueblos originarios. En Suecia hay un pueblo originario llamado sami. Llevan viviendo aquí varios milenios, mucho antes de que Suecia fuera un país. Antiguamente, los sami vivían de la caza, la pesca y la cría del reno. Algunos sami siguen viviendo de ello. Los sami tienen una lengua, una cultura y una historia propias. Los sami cuentan también con una bandera y un himno nacional propios. ¿Existe tal vez algún pueblo originario en tu país de procedencia? ¿Perteneces tú quizá a un pueblo originario?

Se incluye información acerca de las distintas minorías nacionales. También se te informará sobre los esfuerzos por acabar con la discriminación de las minorías nacionales y los pueblos originarios.

¿Cuáles son las minorías nacionales?

Suecia ha sido habitada desde hace mucho tiempo por varias comunidades. En el país se reconocen cinco minorías históricas nacionales: judíos, romaníes, sami, finosuecos y tornedalenses. Una minoría histórica nacional posee una lengua, una cultura y una historia comunes. Depende de cada persona decidir si forma o no parte de una minoría.

Existen cinco lenguas minoritarias nacionales en Suecia: yidis, romaní chib, sami, finés y meänkieli. No todos los integrantes de una minoría nacional saben el idioma propio de esta.

Históricamente, las minorías nacionales han sufrido agravios en Suecia. Por ejemplo, algunos de estos colectivos han sido desplazados, se les ha prohibido el uso de su lengua o se han visto obligados a renunciar a sus hijos.

  • Preguntas para la reflexión

    ¿Qué diferencias existen entre las cinco minorías nacionales reconocidas en Suecia y otros grupos minoritarios con una lengua, cultura e historia común?

Las minorías nacionales suecas han mejorado su situación

La situación de las minorías es hoy más favorable que en el pasado. Las propias comunidades concernidas han contribuido a dicho cambio con la lucha por sus derechos y exigiendo un mismo respeto que el resto de la sociedad. Por ejemplo, aproximadamente un siglo atrás, los sami comenzaron a organizarse en defensa de sus derechos. En 1993 se constituyó en Suecia el Parlamento sami (Sametinget), que impulsa el desarrollo de la cultura sami.

Aún hoy en día las minorías sufren casos de discriminación. Por ejemplo, a veces tienen más dificultades para acceder al mercado laboral, son tratados distinto a los demás al entrar en una tienda o padecen acoso en el ámbito escolar. No obstante, Suecia se esfuerza por acabar con la discriminación de las minorías nacionales y por preservar su legado cultural en nuestro país.

Suecia ha reconocido como minorías nacionales a los judíos, romaníes, sami, finosuecos y tornedalenses. Dicho reconocimiento de las minorías nacionales históricas demuestra que en el país se considera como muy valiosa la contribución de las mismas a la cultura nacional mediante su prolongada presencia en la historia de Suecia.

  • Preguntas para la reflexión

    ¿Puedes mencionar ejemplos de comunidades minoritarias de otros países que hayan sido discriminadas y no se les haya permitido hablar su idioma o ejercer su cultura?

Acuerdos y compromisos

El Consejo de Europa ha elaborado acuerdos entre los países del continente para salvaguardar los derechos de las minorías. Se trata del principal organismo europeo en defensa de los derechos humanos.

Los siguientes dos acuerdos están en vigor en Suecia desde el año 2000:

  • Convenio marco del Consejo de Europa para la protección de las minorías nacionales. Los países firmantes de este acuerdo se han comprometido a luchar contra la discriminación de las minorías nacionales y a impulsar y garantizar las tradiciones y la cultura de las mismas dentro de la sociedad. Por ejemplo, una persona romaní debe contar con la posibilidad de dirigirse verbalmente y por escrito a las autoridades suecas en idioma romaní chib.
  • Carta europea de lenguas regionales y minoritarias. Con este tratado se pretende proteger las lenguas en riesgo de desaparición.

También existen acuerdos específicos sobre derechos humanos para la protección de los pueblos originarios, como los sami:

  • Declaración sobre los derechos de los pueblos originarios de la ONU. En ella se establece, entre otros, que los pueblos originarios tienen derecho al autogobierno, es decir, a decidir por sí mismos lo que conviene mejor a los integrantes de esa comunidad.
  • Convenio sobre pueblos indígenas y tribales en Estados independientes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Aunque Suecia no ha firmado este convenio, los defensores de los derechos de los sami pretenden que lo suscriba.

Son el Gobierno y las autoridades centrales, regionales y municipales de Suecia los que deben garantizar el cumplimiento de lo pactado por los países del Consejo de Europa y la ONU. Si un país no lo hace, dichos organismos internacionales podrán criticarlo y señalar las cosas que debe mejorar. Suecia ha recibido críticas por discriminar a los sami, los romaníes y otras minorías, y por llevar raras veces a los tribunales del país los delitos perpetrados contra las minorías nacionales.